Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El clan Kennedy quiere tomar el testigo de los Clinton en el Senado

Caroline, hija de John Fitzgerald, busca el escaño que abandonará Hillary Clinton en enero

Caroline Kennedy representa a una de las familias políticas más poderosas de los Estados Unidos. La hija del presidente John F. Kennedy busca conseguir el escaño de Hillary Clinton en el Senado estadounidense, que será abandonado en cuanto sea designada como la nueva Secretaria de Estado del presidente Barack Obama.

Esta semana The New York Times afirmaba que Edward Kennedy, el tío de Caroline e influyente senador, había estado maquinando tras bastidores para facilitar la candidatura de su sobrina para la vacante. El rotativo citaba a fuentes demócratas anónimas que aseguraban que Ted Kennedy había hablado personalmente con el gobernador de Nueva York, David Paterson, y con dos legisladores para recomendar a su sobrina para el puesto. Este martes, sin embargo, un portavoz negó la información.

Fuentes familiares de Caroline, no obstante, han confirmado que sí está interesada en tomar el testigo de Hillary Clinton. "En las últimas semanas mucha gente le ha insistido en que lo haga...de hecho creo que lo está considerando", ha dicho su primo Robert Kennedy. También ha sido confirmado que la propia hija del ex presidente Kennedy llamó personalmente al Gobernador de Nueva York para mostrar su interés. "No le he ofrecido el trabajo a nadie", ha señalado Paterson.

El Gobernador es el único capaz de designar al sucesor de la senadora demócrata. El ex Fiscal General, Andrew Cuomo, también aspira a obtener el sitio. El interés de Caroline Kennedy ha despertado varias reacciones. Varios columnistas políticos se cuestionan si cuenta con las credenciales necesarias para suplir a Clinton en un estado tan importante como Nueva York.

Durante la campaña presidencial tuvo un papel muy destacado al apoyar a Barack Obama -junto a Ted Kennedy- en nombre del clan. Abogada de profesión, Caroline Kennedy, se encarga actualmente de la vicepresidencia del Fondo de Escuelas Públicas de la ciudad de Nueva York, que se ocupa de atraer fondos privados a la educación pública. Además ocupa la presidencia de la Fundación Kennedy Library y pertenece al consejo de los premios Courage, que anualmente distinguen a los miembros relevantes de la comunidad americana.

Es por esa trayectoria que algunos analistas creen que los demócratas podrían cometer el mismo error del que sacaron partido durante toda la campaña presidencial. En ese entonces Sarah Palin, la candidata a la vicepresidencia con el republicano John McCain, fue duramente criticada por aspirar al cargo sin tener la experiencia suficiente. Caroline Kennedy no ha desempeñado cargos de elección popular, por lo que se teme que el escaño le quede grande.

Los medios estadounidenses creen que los demócratas buscan a la hija de John F. Kennedy por sus boyantes contactos para obtener recursos de financiación. De obtener el puesto, Caroline tendrá frente a ella dos campañas. La primera en 2010, cuando deberá ganar para servir el mandato de Hillary Clinton. Y el segundo en 2012, cuando busque en los 62 condados del Estado una victoria para un primer cargo propio.