Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama advierte de que la crisis "empeorará antes de empezar a mejorar"

El presidente electo de EE UU condiciona el rescate de la industria automovilística a un cambio en el modelo de negocio

El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, ha advertido este domingo de que la situación económica empeorará antes de empezar a mejorar. "Tenemos un gran problema, y va a empeorar", ha dicho durante una rueda de prensa en Chicago. Además, ha asegurado que el país, sumido en la mayor crisis desde la gran depresión, necesita un plan de rescate "a la altura del desafío que tenemos por delante", incluida la puesta en marcha de un plan de infraestructuras centrado en la construcción pero también en las energías renovables y en el sector tecnológico, tal y como anuncio en la víspera en un mensaje a la nación.

Gracias a este plan, ha dicho, "estoy absolutamente seguro de que, si tomados los pasos correctos en los próximos meses, no solo devolveremos la economía a la senda correcta, sino que saldremos más fuertes, competitivos y prósperos".

En una entrevista a la NBC concedida unas horas antes, Obama se ha referido a la dramática situación que atraviesan los tres principales fabricantes de automóviles de EE UU, General Motors, Ford Motor y Chrysler, cuyos consejeros delegados reclamaron la pasada semana al Congreso, de mayoría demócrata, una lluvia de dinero público de 34.000 millones de dólares (27.000 millones de euros) para evitar su colapso y el de la industria automovilística en su conjunto. Obama ha dicho que es muy importante que dicho sector sobreviva a la crisis económica, pero que cualquier rescate público que salga del Congreso debe estar orientado a la reforma en profundidad de la industria para "que funcione de verdad".

Errores de estrategia

En este contexto, Obama ha recordado que la industria del automóvil ha cometido "errores de estrategia en repetidas ocasiones", aunque eso no nos puede hacer tomar la opción de "permitir que se vaya a pique". "Lo que tenemos que hacer es concederles asistencia, pero dicha ayuda tiene que estar condicionada a que ellos hagan ajustes significativos. Tendrán que reestructurar su negocio", ha dicho. Según Obama, la industria debe ser consciente de que las ayudas implicarán sacrificios, pues las compañías deben transformarse y hacerse más competitivas, así como volcarse en la fabricación de coches más pequeños y eficientes.

Mientras su equipo de transición ultima un plan de recuperación para sacar al país de uno de los retrocesos económicos más profundos de las últimas décadas, Obama también ha prometido una mayor regulación del sistema financiero, el origen de la actual crisis.

Responsabilidad financiera

"Como parte de nuestro paquete de recuperación económica, mi Gobierno aprobará nuevas normas de regulación financiera más fuertes que las actuales en las que los bancos, agencias de valoración, agentes hipotecarios y un buen puñado de gente debe empezar a ser y actuar de una manera mucho más responsable", ha apostillado.

Asimismo, el presidente electo ha lamentado que la actual Administración Republicana no haya actuado de una manera mucho más decidida para aliviar la situación en que se han quedado sumidos los dueños de viviendas afectados por las llamadas hipotecas basura, y ha dicho que será una de sus prioridades. "No hemos visto hasta ahora las medidas agresivas que consideramos deben ser tomadas. Si no lo hace el Gobierno durante la transición, lo haré yo después", ha asegurado Obama, quien tomará posesión el 20 de enero. "Estoy decepcionado", ha dicho. Obama se ha mostrado partidario de aplicar una moratoria en los desahucios, junto a la renegociación con los bancos de los términos de las hipotecas. "Si sólo lidiamos con Wall Street [los bancos] y no con Main Street [la calle], estamos afrontando los problemas sólo a la mitad".

El futuro mandatario demócrata también ha reiterado su deseo de recortar los impuestos al 95% de los estadounidenses, aunque no ha concretado cómo llevará a cabo ese cambio en la política fiscal.