Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cirugía por SMS en África

Un cirujano británico recibe por mensaje de texto instrucciones para salvar la vida a un joven en Congo

El colega del doctor británico David Nott, cirujano vascular de 52 años, contestó rápidamente a su mensaje al móvil con instrucciones precisas sobre cómo realizar una amputación interescapulotorácica (operación que requiere la extracción del brazo, el hombro la clavícula y la escápula). Era el octubre pasado y el joven de 16 años que tenía delante podía morir si no realizaba una operación que nunca antes había llevado a cabo antes de partir como voluntario por un mes con la ONG Médicos Sin Fronteras a la ciudad congolesa de Rutshuru, en plena zona de guerra, según informa la prensa británica.

"Se estaba muriendo. Le quedaban dos o tres días de vida cuando le atendí", ha explicado Nott posteriormente. Una intervención de ese calibre requiere de una preparación intensiva y un equipo avanzado, pero el doctor sólo contaba con medio litro de sangre y un precario equipamiento quirúrgico en medio de una zona de guerra. De modo que decidió enviar un mensaje de texto al teléfono móvil de un compañero que ya había realizado la operación con anterioridad y con el que había trabajado en varias ocasiones.

"Le envié un mensaje y me contestó con instrucciones paso a paso sobre cómo hacerlo. Aún entonces tuve que pensarlo mucho antes de dejar a un chico joven con un sólo brazo en medio de una zona de guerra. Pero si no, habría muerto. De modo que respiré hondo y seguí las instrucciones al pie de la letra", ha relatado Nott. El paciente había perdido el brazo en los enfrentamientos o, según otras versiones, por el mordisco de un hipopótamo, y presentaba una seria infección con gangrena incluída.

"Fue una suerte que yo estuviera ahí y pudiera hacerlo. No creo que nadie que no sea cirujano vascular hubiera sido capaz de trabajar con los grandes vasos sanguíneos implicados en la operación. Por eso soy voluntario tan a menudo: adoro ser capaz de salvar la vida de alguien", ha explicado Nott, que trabaja un mes al año con Médicos Sin Fronteras.