Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Betancourt agradece al presidente Correa su apoyo en Quito

La ex rehén de las FARC realiza una gira por países sudamericanos que buscaron su liberación

El Presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha recibido hoy a la ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt en una reunión privada en la sede del Gobierno. Durante la cita, la política franco-colombiana, rescatada de su cautiverio de la guerrilla de las FARC en julio pasado, le agradeció las gestiones que en su día hizo por ella.

"Lo que sí te puedo decir es que lo hicimos con mucho cariño", le ha dicho Correa. El vicepresidente de la República, Lenin Moreno; la ministra de Relaciones Exteriores ecuatoriana, María Isabel Salvador; y un delegado de la Embajada de Francia han acudido a la entrevista, que se efectuó en el despacho del mandatario.

Antes de finalizar la reunión, Correa ha invitado a Betancourt a salir al balcón, que da a la céntrica Plaza de la Independencia, desde el que han saludado. Entre otros ciudadanos había allí unas 2.000 personas relacionadas con la minería, congregadas para apoyar una ley impulsada por el Gobierno.

En otras actividades cumplidas, Betancourt ha recibido hoy, en sede de la Embajada francesa en Quito, a representantes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y de la Asociación Latinoamericana para los Derechos Humanos (ALDHU).

Betancourt estuvo secuestrada durante seis años y fue liberada el 2 de julio junto a tres estadounidenses y 11 policías y militares, en una operación de rescate del Ejército colombiano. Su reunión con Correa se enmarca en una gira de ella por Sudamérica destinada a agradecer a los países que buscaron su liberación. Su viaje incluirá a Perú, Chile, Argentina, Brasil, Bolivia y Venezuela.

Los gobiernos de Quito y Bogotá aún no han logrado superar una grave crisis diplomática, originada por la operación militar colombiana del 1 de marzo pasado que dio muerte al portavoz de las FARC, Raúl Reyes, mientras se encontraba en un campamento guerrillero en el norte de Ecuador. Producto de ello, Correa congeló las relaciones diplomáticas de su país con Colombia, situación que aún no se ha normalizado.