Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU envía a Libia a su primer embajador en 36 años

El nombramiento supone el pleno restablecimiento de las relaciones entre Washington y Trípoli

El Senado de EE UU ha confirmado este viernes el nombramiento de Gene Cretz como primer embajador de EE UU en Libia en 36 años. Washington restablece así plenamente las relaciones diplomáticas con Trípoli.

'Ha sido confirmado. Está hecho. Estamos muy contentos, muy satisfechos', ha dicho hoy el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, en su rueda de prensa diaria. Fue el presidente estadounidense, George W. Bush, quien nombró a Cretz en 2007 como embajador, pero la confirmación de éste en el cargo no ha sido posible hasta que ambos países han eliminado recientemente el último obstáculo para la normalización de sus relaciones.

El momento decisivo para el restablecimiento definitivo de las relaciones ocurrió el pasado agosto con la creación de un fondo que indemniza a las víctimas de atentados terroristas en los años 80. Entre ellos cubre el ataque al vuelo 103 de Pan Am en 1988 sobre la localidad escocesa de Lockerbie, en el que fallecieron 270 personas. A finales de octubre Libia había depositado 1.500 millones de dólares en el fondo de compensación.

La toma de posesión, sin fecha

El último embajador abandonó Trípoli el 7 de noviembre de 1972. El Gobierno de EE UU tomó la decisión ante el apoyo de Libia al terrorismo internacional y sus actividades subversivas a gobiernos moderados árabes y africanos. Desde 2003, año en que el Gobierno de Muammar el Gaddafi decidió abandonar sus ambiciones de desarrollar armas de destrucción masiva, ambos países han buscado un mayor acercamiento y más cooperación bilateral.

McCormack no ha podido precisar cuándo asumirá Cretz su nuevo puesto en Trípoli, pero ha señalado que el Gobierno está "deseando enviarlo". La duración de Cretz en el cargo podría ser breve ya que, como admitió el portavoz, también él tendrá que ofrecer al próximo presidente, Barack Obama, su dimisión tal y como lo exige un cambio de Gobierno.