Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama: "Tenemos que gastarnos dinero para sortear la recesión"

El presidente electo de EE UU confirma que cerrará Guantánamo y que retirará las tropas de Irak en su primera entrevista tras ser elegido

En su primera entrevista tras ser elegido presidente de Estados Unidos el pasado 4 de noviembre, el demócrata Barack Obama ha dicho que una de sus máximas prioridades será "restablecer el equilibrio" en la regulación de los mercados financieros, pero ha rechazado la idea de emular el New Deal aprobado por el presidente demócrata Franklin D. Roosevelt en 1933 para reactivar la economía tras el crack de 1929.

Obama no ha evitado los paralelismos entre la actual situación y los graves problemas que provocó la Gran Depresión, pero ha dicho que él propone soluciones que son "acordes con nuestra época". "Simplemente recrear en el siglo XXI lo que existía en la década de los 30 sería perder el norte", ha dicho Obama al programa 60 minutes de la CBS. El primer presidente negro de la historia de EE UU ha recordado que entonces la crisis disparó el desempleo por encima del 30% de la población activa, algo que ahora no ha ocurrido.

"Creo en el principio básico de que el Gobierno tiene un papel que jugar en reactivar la economía si ésta ha sufrido un parón. Pero creo también que vivimos en un sistema de libre mercado que ha funcionado. Es un principio que debemos respetar también", ha dicho.

El presidente electo, que tomará las riendas de la primera economía del mundo el próximo 20 de enero, ha asegurado también que la prioridad ahora es evitar "ahondar en la recesión", por lo que no es momento para preocuparse en exceso del déficit público. En ese sentido, ha dicho que existe un consenso entre demócratas y republicanos de "no preocuparse por el déficit del año que viene o incluso del siguiente". "Hemos de hacer lo que sea para conseguir que la economía se mueva otra vez. Vamos a tener que gastarnos dinero ahora para estimularla", ha reconocido.

Obama también ha aplaudido el rescate público aprobado de urgencia por la Administración Bush para calmar los mercados por valor de 700.000 millones de dólares (medio billón de euros), a pesar de que los 300.000 millones de dólares (más de 239.000 millones de euros) ya invertidos no hayan tenido efectos positivos visibles.

"Las cosas podrían haber ido peor. Me refiero a que podríamos haber visto muchas más quiebras de bancos en los últimos meses", ha explicado Obama.

Guantánamo e Irak

Al margen de la economía, Obama ha hablado de los cambios que prepara en política exterior para desmarcarse de los últimos ocho años de Administración republicana. "Tal y como he dicho repetidas veces, intentaré cerrar Guantánamo (el centro de detención de EE UU en suelo cubano). He dicho muchas veces que America no tortura. Me aseguraré de que no torturemos. Es parte de nuestro esfuerzo para recuperar la estatura moral de Estados Unidos en el mundo", ha dicho.

Respecto a Irak, Obama ha sido claro. "Como dije durante la campaña, estoy comprometido que tan pronto como llegue a la Casa Blanca reuniré a mis asesores de seguridad y empezaremos a trazar un plan para replegar a nuestras tropas".

"Ya no puedo ir a mi antigua peluquería"

Además de la economía, en la entrevista con la CBS también hubo momentos más personales. Como cuando Obama agradeció que ha podido dormir en su casa de Chicago tras una agotadora campaña electoral de más de tres meses. "Michelle siempre se levanta primero que yo", reveló en referencia a su esposa, para añadir que es una "sensación estupenda" el escucharla y ver como sus hijas -Malia y Sasha de diez y siete años- se lanzan sobre su cama por las mañanas.

Otras cosas, sin embargo, son más difíciles de sobrellevar, como el no poder andar tranquilamente por la calle. "Eso es algo a lo que no creo llegue a acostumbrarme nunca", explicó en referencia a la pérdida de anonimato. "Ya no puedo ir a mi antigua peluquería, ahora mi barbero tiene que visitarme en un lugar no revelado", afirmó. "No camino tanto como él, o sea que me imagino que no lo echo de menos", replicó Michelle, sentada al lado de Obama, a quien interrumpió en algún que otro momento de la conversación y de quien se burló cuando, en un momento dado, éste dijo que encontraba relajante el fregar los platos.

Más información