Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza el pulso electoral en El Salvador

La campaña para los comicios de 2009 arranca con la ventaja del izquierdista FMLN en los sondeos. - La derecha puede perder el poder por primera vez

La campaña electoral en El Salvador ha comenzado. El pistoletazo de salida, disparado en la medianoche del sábado, permitió que los partidos en contienda puedan comenzar a pedir el voto para unos comicios divididos en varias fases: el 18 de enero de 2009 se votará por la renovación del Parlamento y de los Gobiernos municipales, y el 15 de marzo del mismo año se celebrarán las presidenciales.

En el arranque de la campaña electoral ya se perfilan las posiciones: la derecha ha sido conservadora, mientras que la izquierda, favorita en todas las encuestas, ha mostrado un perfil renovador.

La derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), en el Gobierno desde 1989, comenzó su contienda en la población indígena de Izalco, en el occidente de El Salvador, donde tradicionalmente lo ha hecho desde 1989. Fundada en 1981 por el ex militar ya fallecido Roberto d'Aubuisson, Arena no tiene nada que ver con raíces indigenistas, sino todo lo contrario: Izalco, en la occidental provincia de Sonsonate, es el lugar símbolo del aplastamiento de una sublevación de indígenas y comunistas en 1932 por el dictador Maximiliano Hernández Martínez. La matanza se calculó en más de 30.000 personas.

Por su parte, la izquierda, representada en el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que en la actualidad abandera el "cambio", inició su campaña con una caravana motorizada de más de 4.000 vehículos que recorrieron una buena parte del país. El FMLN por lo general había inaugurado sus campañas en el centro de San Salvador, en la Plaza Cívica y frente a la Catedral Metropolitana, símbolo de luchas populares y de rebeldía contra las dictaduras militares del siglo pasado y del presente. Pero en esta ocasión, su comitiva, denominada Caravana Nacional de la Esperanza, ha sido algo novedoso.

El centro de toda la atención nacional está puesto en el periodista Mauricio Funes, candidato presidencial por el FMLN, y en el ex director de la Policía Nacional Civil Rodrigo Ávila, candidato de Arena; ambos representan las opciones de sus respectivas formaciones políticas, que han estado históricamente enfrentadas desde la guerra civil, que comenzó en 1980, hasta el momento actual.

Otras dos agrupaciones de centro-derecha también han presentado candidatos: el pastor evangélico Tomás Chévez, por el Partido Conciliación Nacional (PCN), y el ex alcalde de San Salvador Carlos Rivas, por el Partido Demócrata Cristiano (PDC).

Por ahora, la ex guerrilla del FMLN aventaja claramente al oficialismo. Más de tres millones de salvadoreños inscritos en el Padrón Electoral acudirán el próximo 18 de enero a votar por la renovación de 84 diputados de la Asamblea Legislativa (Parlamento) y 20 del Parlamento Centroamericano (Parlacen), así como por 262 alcaldes y sus consejos municipales. Los cargos elegidos tendrán una duración de tres años.

Las elecciones presidenciales serán el 15 de marzo. El ganador sustituirá al actual presidente, Elías Antonio Saca, y su mandato durará cinco años.

De triunfar el FMLN, será la primera vez en la historia que la izquierda salvadoreña llega al poder, esta vez sin intentarlo por las armas, sino con el voto popular. La derecha, no obstante, en su campaña electoral dirige todos sus ataques a los candidatos de la izquierda, a quienes califica de "comunistas y terroristas", unos adjetivos que recuerdan a la época de la guerra fría del siglo pasado.