Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

México revela que el accidente aéreo se debió a un error de los pilotos

En el siniestro murió el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño

El Gobierno de México ha revelado hoy que los pilotos del avión en el que murió la semana pasada el secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, carecían de la formación suficiente para manejar la aeronave y cometieron errores que al parecer provocaron el accidente.

Según el informe preliminar del siniestro, que hoy ha presentado el secretario de Comunicaciones y Transportes, Luis Téllez, el avión se acercó en exceso a otro aparato de mayor tamaño, lo cual habría generado una turbulencia que desencadenó el siniestro. En concreto, el Learjet 45 donde viajaba Mouriño iba a una distancia de 4,15 millas náuticas (7,6 kilómetros), contraviniendo la normativa internacional de aviación, que establece un mínimo de 5 millas (9,2 kilómetros), según informa el diario mexicano El Universal.

Téllez ha indicado que no existe "evidencia alguna de sabotaje o de la presencia de explosivos" en el avión, por lo que por ahora se descarta la hipótesis del atentado.

La investigación presentada hoy se basa sobre todo en un informe elaborado a partir del contenido de las cajas negras por el National Transportation Safety Board (NTSB), una agencia de investigación especializada en accidentes aéreos que es independiente del Gobierno estadounidense.

La inexperiencia de los pilotos

"La transcripción certificada de los contenidos de la caja negra de audio muestra falta de familiaridad del capitán [Martín de Jesús] Oliva con los instrumentos en cabina al fallar repetidamente en la introducción de datos en los sistemas electrónicos", ha indicado el secretario de Comunicaciones y Transportes.

Según Téllez, "resulta notoria la desorientación respecto a la ubicación geográfica (de los pilotos) al dudar si sobrevolaban Querétaro o Morelia y la refinería de Tula o la de Salamanca", en el trayecto del avión desde la ciudad de San Luis de Potosí, en el centro-norte del país, y Ciudad de México, donde se estrelló.

La transcripción de la grabación de voces dejó patente además que el avión de Mouriño, en el que viajaban otras ocho personas más, todas ellas también fallecidas al igual que cuatro transeúntes que pasaban por el lugar del accidente, "entró en una turbulencia que sorprendió a los tripulantes. "En cuestión de segundos la situación empeoró" y "el piloto recurrió al copiloto, que tenía más experiencia, pero éste no pudo retomar el control", del aparato, ha agregado Téllez.

Al margen de esas deficiencias, el ministro ha revelado que tanto Oliva, el piloto, como su copiloto, Álvaro Sánchez Jiménez, contaban con licencia vigente para volar, pero "la investigación revela presuntas deficiencias en los procesos de capacitación y certificación de ambos para operar el Learjet".