Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi: "El escudo antimisiles es una provocación contra Rusia"

El primer ministro italiano comprende la reacción "firme" de Rusia ante acontecimientos como el reconocimiento de Kosovo o la entrada en la OTAN de Ucrania o Georgia

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se ha alineado claramente con Moscú en el conflicto que mantiene con EE UU por el escudo antimisiles. Berlusconi considera "una provocación" que Washington vaya a instalar misiles interceptores en Polonia y la República Checa y comprende la "firme reacción" del Gobierno ruso. También opina que el reconocimiento de Kosovo o la idea de integrar en la OTAN a repúblicas ex soviéticas como Georgia y Ucrania también son provocaciones.

"Digámoslo claramente, creo que ha habido provocaciones contra la Federación Rusa, como el proyecto de instalar misiles en Polonia y la República Checa, así como el reconocimiento de Kosovo y la hipótesis de la entrada de Ucrania y Georgia en la OTAN", ha dicho el jefe del Gobierno italiano en la ciudad turca de Smirna, donde asiste a la cumbre ítalo-turca. Este conflicto entre las dos superpotencias conlleva "la contraposición de dos arsenales nucleares capaces de destruir el mundo". Según Washington, el escudo antimisiles no va contra Rusia, sino contra eventuales ataques de otros países, como Corea del Norte o irán. Sin embargo, Moscú lo ve como una amenaza contra su seguridad.

A juicio del primer ministro italiano, las provocaciones occidentales han provocado "una reacción de firmeza" de Moscú. "Rusia ha respondido con palabras que, a juicio de la administración estadounidense, pueden ser juzgadas como arrogantes", citando como ejemplo el discurso del presidente ruso, Dmitri Medvédev, la semana pasada ante el Congreso, cuando amenazó con desplegar misiles en el enclave ruso de Kaliningrado, entre Polonia y Lituania. Por ello, ha abogado por volver a los acuerdos para superar los "terribles decenios de la Guerra Fría". Para evitarlo, se ha ofrecido para mediar y lograr un encuentro entre el presidente ruso y el presidente electo de EE UU, Barack Obama.

Dispuesto a negociar

Las declaraciones de Berlusconi se producen justo después de que se conociera que EE UU ha enviado a Moscú una oferta para alejar los temores rusos sobre el escudo. Por el momento, no se conoce la respuesta rusa, aunque el presidente Medvédev ha adelantado, en una entrevista con el diario francés Le Figaro, que está dispuesto a retirar su amenaza de colocar misiles en Kaliningrado si el presidente electo, Barack Obama, acepta modificar el proyecto del escudo antimisiles.

En la entrevista, Medvédev dice que a Rusia no le quedaba otra opción que responder a la firma de acuerdos de Washington con Polonia y la República Checa para la instalación de baterías de misiles interceptores, que se sitúan justo ante sus fronteras. Por ello, anunció el despliegue de misiles en Kaliningrado. "Pero estamos dispuestos a detener esta decisión si la nueva Administración estadounidense, después de analizar la verdadera utilidad de tal sistema para responder a la amenaza de los estados fallidos, decide abandonar el escudo antimisiles", dice. "Estamos dispuestos a negociar desde cero. Dispuestos a reflexionar sobre un sistema global de seguridad, con EE UU, la UE y Rusia", dice en la entrevista, en la que espera reunirse pronto con Obama.