Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel recuerda la 'Noche de los cristales rotos'

La canciller alemana ha llamado a no callar ante el antisemitismo en un día de gran carga simbólica para Alemania, que también conmemora la caída del muro de Berlín

La canciller alemana Angela Merkel ha querido recordar este domingo el "horror" desatado por los pogromos nazis contra los judíos. Merkel ha llamado a no callar ante el antisemitismo presente, venga de la ultraderecha o de quienes cuestionan el derecho a la existencia de Israel, "sea Hamas, Hezbulá o Irán", ha dicho.

"Los pogromos no fueron el primer capítulo del antisemitismo nazi, pero abrieron la puerta a la catástrofe de las catástrofes", ha recordado la jefa del Ejecutivo alemán durante una simbólica visita a la sinagoga berlinesa de la Rykestrasse con ocasión del 70 aniversario de la Noche de los cristales rotos. "Esa noche ardieron las sinagogas, luego ardió toda Alemania, luego toda Europa", ha proseguido la canciller en su recordatorio de los sucesos que supusieron el inicio de la persecución masiva de judíos por toda la Alemania nazi.

"La xenofobia, el racismo y el antisemitismo no deben tener nunca más cabida en Europa", ha concluido Merkel ante la presidenta del Consejo Central de los Judíos de Alemania, Charlotte Knobloch, quien ha puesto las palabras más emotivas al recordar su experiencia como niña de seis años en Múnich. "El temor a recorrer esas calles de comercios devastados, de la mano de mi padre, me acompañó toda mi vida" ha dicho Knobloch.

La sinagoga de la Rykestrasse, la mayor de Alemania, fue incendiada en los pogromos, como casi todos los templos de Alemania. Sin embargo, las llamas no la destruyeron, por lo que los nazis decidieron degradarla otorgándole la función de caballeriza. El año pasado, ya restaurada, reabrió sus puertas con el retorno solemne de la Torá (libro de ley de los judíos).

"La noche de la alegría, la noche de la vergüenza

La fecha del 9 de noviembre tiene una gran carga histórica en Alemania, ya que también se conmemora la Caída del muro de Berlín en 1989. "La noche de la alegría, la noche de la vergüenza", ha sintetizado el diario Der Tagesspiegel para expresar los sentimientos contradictorios que provocan en los alemanes ambos aniversarios.

Este año, al cumplirse el 70 aniversario de una de las noches más tristes en la historia alemana, la celebración por la caída del muro de Berlín ha sido más bien discreta. Apenas una ofrenda floral institucional en la Bernauerstrasse, una de las calles que quedó partida por el muro y donde aún se conserva un fragmento de éste. La gran ocasión para recordar la caída del muro queda así para 2009, coincidiendo con el vigésimo aniversario del derribo pacífico del muro que simbolizó la separación de los alemanes durante más de 40 años.

El Papa se solidariza con el mundo judío

También el Papa Benedicto XVI, de origen alemán, ha querido unirse al lamento por las víctimas de aquella noche que ya mostró el comienzo del destino que los nazis tenían reservado a los judíos.

"Todavía hoy siento dolor por lo ocurrido en aquellos trágicos eventos, cuya memoria debe servir para asegurar que aquellos horrores nunca más se repitan y para que luchemos, en todo nivel, contra cualquier forma de antisemitismo y discriminación", ha afirmado el Papa en el recuerdo de los 91 muertos y 26.000 detenidos enviados posteriormente a los campos de concentración de aquella noche.

"Invito al pueblo a rezar por a víctimas de aquella noche expresando una profunda solidadaridad con el pueblo judío", ha conminado el Papa a la multitud reunida frente a su ventana para el rezo dominical del Ángelus.

El Vaticano ha sido recientemente objeto de críticas desde el mundo judío por iniciar el proceso de canonización del Papa Pío XII, a quien muchos acusan de no conocer la Solución Final de los nazis y no haber hecho nada por impedirla. El Vaticano alega que Pío XII trabajó entre bastidores salvó muchas vidas.

Más información