Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los líderes africanos piden un alto el fuego inmediato en Congo

Reunidos en Nairobi, afirman que pueden enviar "fuerzas de paz" a la zona si es necesario.- El encuentro tiene lugar un día después de una nueva matanza perpetrada por rebeldes tutsis

Los líderes africanos y de los organismos internacionales, reunidos hoy en Kenia para discutir la violenta crisis que azota la República Democrática del Congo (RDC) que ha dejado decenas de muertes en las últimas semanas, han pedido un alto el fuego inmediato y han ofrecido el envío de "fuerzas de paz" a la zona si es necesario.

"Debería producirse un alto el fuego inmediato por parte de todos los hombres armados y las milicias en Kivu Norte", ha dicho el ministro keniano de Exteriores, Moses Wetangula, quien ha leído un comunicado suscrito por siete líderes africanos. "La región de los Grandes Lagos no se mantendrá al margen y será testigo de incesantes y destructivos actos de violencia. Para poner fin a esto, si es necesario, la región de los Grandes Lagos enviará fuerzas de paz a la provincia de Kivu de RDC".

Los líderes también han hecho un llamamiento al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para que fortalezca el mandato de las fuerzas de paz de la ONU en Congo, llamada MONUC, y que les provea con los recursos adecuados.

En el encuentro han participado más de una decena de políticos, entre ellos Jospeh Kabila y Paul Kagam, los mandatarios de la RDC y Ruanda, respectivamente. También ha estado presente el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki Moon, y el comisario europeo de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel.

La conferencia se ha celebrado un día después del asesinato de al menos 12 civiles varones de la localidad de Kiwanja a manos de las milicias rebeldes del Consejo Nacional para la Defensa del Pueblo, dirigidas por Laurent Nkunda, un general congoleño disidente de origen tutsi y de inclinación pro Ruanda. El presidente Kabila ha criticado la inoperancia de las Fuerzas de la ONU en la zona para detener la matanza. "Los civiles están siendo masacrados y [los cascos azules] no hacen nada", dice un portavoz del mandatario en Nairobi citado por la BBC.

Advertencia

Nkunda ya ha lanzado una advertencia a la cumbre celebrada en Kenia, al señalar que la reunión no pondrá fin a sus actividades rebeldes hasta que el presidente Kabila acceda a negociar directamente con él. "Es sólo una cumbre regional. No tiene impactos en nuestras demandas", ha señalado Nkunda a la agencia Reuters.

Cruentos enfrentamientos entre las milicias disidentes de Nkunda y las fuerzas progubernamentales Mai Mai se han registrado en las últimas semanas. El Gobierno ha denunciado que las milicias rastreaban casa por casa en busca de Mai Mais. Anneke Van Woundenberg, de Human Rights Watch (HRW) declaró que "el asesinato de civiles, la destrucción de los campamentos, el retorno forzado de los desplazados y la evacuación forzosa de las ciudades constituyen todos crímenes de guerra".

La situación humanitaria en Kivu Norte, en el este de la República Democrática del Congo, sigue deteriorándose, y la ONU calcula que desde septiembre pasado 253.000 personas fueron desplazadas de sus hogares por la violencia. Aunque las cifras son "estimaciones" de la agencia para la asistencia humanitaria (OCHA), esas personas se suman a otros 800.000 desplazados de anteriores hostilidades.