Un atentado suicida mata a cinco niños y dos soldados alemanes en el norte de Afganistán

Los talibanes asesinan a una cooperante británica en Kabul

Al menos cinco niños y dos soldados alemanes de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo mando de la OTAN, han muerto en un atentado suicida contra un convoy de las fuerzas germanas en el norte de Afganistán. Este atentado se conoce el mismo día que los talibanes han matado a tiros una cooperante británica en Kabul.

El ataque suicida ha tenido lugar en el distrito de Char Dara, en la provincia de Kunduz, mientras los militares alemanes patrullaban la zona a pie junto a soldados afganos, momento en el que un suicida en una bicicleta se acercó a los soldados e hizo estallar la carga explosiva que portaba. Al menos cinco niños y dos soldados alemanes.

Otros dos niños y dos soldados de la OTAN han resultado también heridos en el atentado, según el gobernador de la región, Mohamad Omar. El contingente alemán en Afganistán fue ampliado la semana pasada a 4.500 efectivos.

Más información

Asesinada una cooperante

Por otra parte, a primera hora de hoy, una mujer, que trabajaba en una ONG de ayuda a los discapacitados, ha muerto después de que dos hombres armados disparasen desde una motocicleta contra ella.

La oficina de Exteriores británica ha informado que la mujer se llamaba Gayle Williams, y que podría tener también la nacionalidad surafricana, como informaron fuentes oficiales afganas. Caminaba hacia su lugar de trabajo cuando recibió varios disparos en la cabeza, aseguró un portavoz del Ministerio afgano de Interior, Zemarai Bashary.

La Policía de Kabul ha emprendido una operación para localizar a los culpables del asesinato, que huyeron de la zona. En su página web, los talibanes han reconocido al autoría del asesinato y han dicho haber matado a una "mujer extranjera" por difundir el cristianismo en Afganistán. Los talibanes aseguran que la habían seguido durante un tiempo antes del asesinato.

El pasado mes de agosto, tres cooperantes extranjeras de la organización Comité Internacional de Rescate y su chofer afgano murieron tiroteados en un ataque registrado en la región de Logar, cercana a Kabul. La violencia contra los cooperantes se ha recrudecido este año en Afganistán. Datos de Naciones Unidas (ONU) señalan que 30 trabajadores de ONG han muerto desde el pasado enero y más de 120 ataques se han producido contra organizaciones de este tipo. Más 4.200 personas han fallecido este año por la violencia que reina el país. Ayer se informó que los talibanes mataron a 31 rehenes civiles en la conflictiva provincia de Kandahar.

Lo más visto en...

Top 50