El Senado de EE UU da luz verde al plan de rescate para facilitar su aprobación en la Cámara Baja

El paquete de medidas para ayudar a los mercados financieros ha salido adelante por 74 votos a favor y 25 en contra.- La Cámara de Representantes lo someterá de nuevo a votación posiblemente este viernes

El Senado de Estados Unidos ha aprobado esta madrugada (hora española) el plan de rescate de Wall Street propuesto por la Administración Bush, que prevé casi medio billón de euros para ayudar a estabilizar los mercados financieros. El paquete de medidas ha salido adelante gracias a la introducción de varias enmiendas que suavizan la redacción original del proyecto y que allanan el camino para su ratificación en la Cámara de Representantes, donde se someterá de nuevo a votación posiblemente este viernes, con la esperanza de que no sea rechazado como pasó por sorpresa el pasado lunes, sumiendo a las bolsas en una crisis de incertidumbre sin precedentes en los últimos años.

Entre las novedades que han hecho posible el acuerdo destaca una cláusula que aumenta el seguro de los depósitos ante la posible quiebra de bancos, que pasa de 100.000 dólares a 250.000 (de 72.000 euros a 180.000). En España, esa garantía es de 20.000 euros. También se ha añadido una extensión de rebajas fiscales para particulares y empresas, en sectores como la energía solar y las renovables. Las primeras estimaciones cifran esa reducción de impuestos en unos 150.000 millones de dólares en la próxima década, informa Antonio Caño.

Más información

De esta manera, el Senado cree haber puesto las cosas en senda para la aprobación del plan en la Cámara de Representantes, además de que los congresistas tienen mejores argumentos para defenderlo ante sus votantes y ayudarles a aceptar el hecho de utilizar tanto dinero de las arcas del Estado para socorrer a los bancos y aseguradoras de Wall Street, en peligro de quiebra por su mala gestión.

No obstante, el líder de la minoría republicana en la Cámara Baja, Roy Blunto, advierte de que no es prudente anticipar el resultado final de la votación. Blunto reconoce que la nueva versión de la ley está siendo mejor recibida, pero eso no significa que finalmente se apruebe. "Si antes se oponía el 90%, ahora estamos 50 y 50", declaró.

No está claro, por tanto, si el plan logrará en la Cámara Baja los 218 votos necesarios para su aprobación, ya que algunos demócratas conservadores, preocupados por el abultado déficit, quieren explicaciones sobre cómo se financiarán algunos de los recortes tributarios. La meta es persuadir a los 133 republicanos que hicieron que

el plan naufragara el lunes. En todo caso, se requeriría el de 12 legisladores más para superar la votación anterior.

Evitar el "desastre"

Tras el fracaso del lunes, cuando el plan fue rechazado contra pronóstico en la Cámara de Representante por políticos de ambos partidos, la Casa Blanca redobló ayer los esfuerzos para que el desastre no se repitiera. El presidente George W. Bush, inmerso en una ofensiva política para lograr que su plan no naufragara por segunda vez, se entrevistó con senadores demócratas y republicanos para asegurarse de que votaran a favor del paquete de ayudas.

Los candidatos a la Casa Blanca, Barack Obama y John McCain, asististieron a la sesión por su condición de senadores. En su turno de intervención, el candidato demócrata a la presidencia subrayó la necesidad de sacar adelante el plan para que los fondos públicos comiencen a llegar a Wall Street. La crisis financiera, dijo Obama, "no es sólo una crisis de Wall Street, es una crisis americana". Parecido mensaje lanzó el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, quien advirtió de que "no actuar no es una opción". El plan "no es sólo para Wall Street, también es para la nación", añadió.

Por su parte, McCain aseguró ante sus seguidores en Independence, en el Estado de Misuri, que el plan de rescate de Wall Street es "un paso decisivo en el camino correcto".

En la votación del Senado de Estados Unidos ayer sobre el plan de rescate financiero del presidente George Bush, 25 senadores dijeron no, pero 74 respondieron sí. Por fin, el plan de salvamento de entidades financieras sale adelante gracias a lo que los propios senadores califican de unidad por el bien del país. Demócratas y republicanos aseguran haber mejorado el proyecto de Bush trabajando juntos. El líder de la mayoría demócrata, como todos, reconocía que el plan no es perfecto pero que  ahora protege mejor a los ciudadanos gracias a la ampliación de la garantía de los depósitos, con alguna exención de impuestos y con derechos de compra de acciones. A los opulentos empresarios se les quitan los sueldos millonarios cuando quiebren, pero habrá incentivos para los que fomenten las energías renovables.  Con todo este contenido, el documento ha engordado hasta las 451 páginas. Y así llegará mañana al Congreso, con unas 300 más que cuando fue repudiado el lunes. Bush ya ha dicho que ahora espera el sí de los representantes. Los candidatos a sucederle insisten en que lo contrario sería un desastre. El senador demócrata Barack Obama recuerda que ésta no es sólo una crisis de la bolsa, es una crisis americana. Wall Street dictará sentencia hoy. Tras una jornada en danza, a la expectativa del Senado, Cayó sólo un 0'12%. A los mercados de Europa, llegó un suave vaivén al alza y las asiáticas responden con ligeras subidas.AGENCIA ATLAS

Lo más visto en...

Top 50