Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corea del Norte rompe con el OIEA para retomar su programa nuclear

Pyongyang planea introducir material nuclear la próxima semana.- Rice señala que las charlas continuarán

Después de anunciar la reactivación de su mayor complejo nuclear, Corea del Norte ha ido más allá y ha prohibido la entrada al recinto a los observadores del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) al mismo tiempo que ha anunciado que planea introducir material nuclear la próxima semana. Condoleezza Rice, la secretaria de Estado de los Estados Unidos, ha señalado desde Nueva York que la decisión de Pyongyang no pondrá fin a las negociaciones a seis bandas enfocadas al desarme norcoreano.

"Hemos pasado varios altibajos en este proceso con anterioridad", ha señalado Rice. "Creemos que con su decisión Corea del norte sólo profundiza su aislamiento", dijo la responsable de la diplomacia estadounidense. Rice ha anunciado que aprovechará el marco de la 63ª asamblea de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para entrevistarse con los encargados de Exteriores de China, Corea del Sur, Japón y Rusia y dar una salida a la reanudación nuclear de Pyongyang.

Esta mañana el subdirector de Salvaguardas del OIEA, Olli Heinonen, ha informado que la capital norcoreana ha ordenado retirar los precintos internacionales del depósito de combustible de Yongbyon, el mayor complejo nuclear del país que iba a ser desmantelado antes de romperse el acuerdo con los negociadores. El Gobierno norcoreano ha solicitado además a los trabajadores del organismo, encargado de velar por la seguridad nuclear, que no entren y abandonen sus actividades en el recinto.

Con esta decisión, Corea del Norte da un nuevo paso en su desafío a la comunidad internacional, y más concretamente a Estados Unidos, tras reconocer la semana pasada que había reactivado Yongbyon e interrumpido su programa de desnuclearización. De hecho, Pyongyang tiene previsto retomar su programa nuclear introduciendo nuevo material. En la central, se reprocesa el uranio para producir plutonio, material usado en la fabricación de bombas atómicas.

En todo caso, los inspectores del OIEA permanecerán en el país asiático, ya que las restricciones impuestas por el régimen norcoreano se limitan por ahora a la planta de reprocesamiento en Yongbyon.

Corea del Norte había abandonado el Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP) en enero de 2003 tras expulsar los últimos dos inspectores del OIEA que supervisaban sus instalaciones atómicas. A continuación, el Gobierno de Pyongyang impulsó su programa nuclear militar, que llegó a su punto crítico cuando en octubre de 2006 llevó a cabo una detonación nuclear subterránea.

Pero dentro de las negociaciones a seis bandas, con Estados Unidos, Rusia, China, Corea del Sur y Japón, el régimen comunista accedió finalmente a desmantelar su programa nuclear a cambio de garantías políticas, como que EE UU lo retirara de su lista de estados terroristas, y ayudas económicas.