Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro israelí confirma su salida acosado por los casos de corrupción

Ehud Olmert, que anunció hace dos mese que dejaría el cargo, declara que no es una decisión fácil.- La ministra de Exteriores, reciente ganadora de las primarias del Kadima, le sucederá

Tras las primarias de su partido y en medio de un escándalo de sobornos y corrupción, el primer ministro israelí, Ehud Olmert, ha confirmado oficialmente lo que ya todos esperaban: su dimisión. Según informan los medios locales, Olmert ha anunciado este domingo de manera formal al Consejo de Ministros que deja el cargo. "No ha sido una decisión fácil pero creo que estoy haciendo lo correcto, tal y como se lo prometí al pueblo de Israel", ha explicado.

La dimisión del aún jefe del Ejecutivo israelí era cuestión de horas. Acosado por la opinión pública y la justicia, el pasado julio Olmert salió a la palestra por sorpresa y comunicó que dejaría el cargo toda vez que su partido, el centrista Kadima, eligiese a su sucesor. El pasado miércoles Tzipi Livni, actual ministra de Asuntos Exteriores, ganó las primarias del partido, el centrista Kadima. Este domingo, Olmert ha felicitado a su ministra de Asuntos Exteriores."Espero que Livni forme un Gobierno tan pronto como sea posible", ha dicho el político israelí, que ahora deberá presentar su dimisión al presidente del país, Simón Peres. Está previsto que lo haga esta misma tarde, antes de que el jefe del Estado Judío viaje mañana a Nueva York para participar en la Asamblea General de Naciones Unidas. Pese a la dimisión, Olmert seguirá al frente del Ejecutivo hasta que su sucesora recabe los apoyos necesarios para formar un nuevo Ejecutivo, o de no conseguirlo, hasta que el jefe del Estado convoque nuevas elecciones.

Situación incierta

El ministro de Defensa y líder del Partido Laborista, Ehud Barak, ha abogado por la convocatoria de elecciones anticipadas en lugar de permitir agotar la legislatura con un gobierno encabezado por Kadima. Según informa el diario Haaretz, Barak se reunió este sábado con el líder del derechista Likud, Benjamin Netanyahu, en la sede del Ministerio de Defensa en Tel Aviv para estudiar la situación política tras la elección de la ministra de Exteriores, Tzipi Livni, como nueva líder del Kadima.

Desde el entorno de Barak destacan que Livni no busca establecer un gobierno de unidad nacional, por lo que el laborismo intentará defender esta opción. Barak busca que Livni no se consolide en su popularidad una vez llegue al cargo de primera ministra, pero tampoco quiere que su partido sea criticado por forzar el anticipo electoral.

Principio del fin político

Este esperado paso ha sido entendido por la prensa israelí como el principio del fin de la carrera política de Olmert. El escándalo saltó a los medios cuando el multimillonario estadounidense Morris Talansky le acusó de haberle entregado fajos de billetes por valor de 97.000 euros metidos en sobres, cuando Olmert ocupaba el puesto de ministro de Industria. Además, según las últimas revelaciones, el primer ministro israelí habría cobrado a diversas fundaciones los importes de los mismos billetes de avión. Olmert, que ha defendido hasta el final su inocencia con tozudez, había repetido hasta la saciedad que sólo dimitiría de ser acusado formalmente. Pero la situación terminó por forzar su dimisión.