Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Honduras se niega a recibir las credenciales del nuevo embajador estadounidense

Según el presidente Zelaya, la decisión se ha tomado "por solidaridad con Bolivia", aunque no supone "romper las relaciones" con EE UU

Honduras se sumó ayer al conflicto entre Bolivia, Venezuela y EE uu al negarse a recibir las credenciales del nuevo embajador estadounidense. Eso sí, el presidente Manuel Zelaya ha aclarado que Washington sigue siendo "aliado" y matizó que "de ninguna manera" se busca "provocar un problema con Estados Unidos" ni romper las relaciones.

Zelaya explicó que la entrega de credenciales del embajador Hugo Llorens, prevista para ayer, se ha retrasado para "ser solidario con los problemas que vive Bolivia, para que se busque una solución al problema boliviano, con el fin de que se logre restablecer la paz".

"Estamos siendo solidarios con el presidente Evo Morales, que ha denunciado una intromisión" de EE UU en su país, puntualizó. "EE UU es un aliado de Honduras, no va a tomar represalias simplemente porque yo esté siendo solidario con Evo Morales", declaró Zelaya ante decenas de periodistas después de un acto oficial en un barrio de Tegucigalpa.

Las relaciones de Bolivia y Venezuela con EE UU penden de un hilo después de las expulsiones de los embajadores. Además, Morales atraviesa una crisis por los últimos enfrentamientos con la oposición, de los que responsabiliza, en parte, a Washington.

Solidaridad con Morales

Zelaya enfatizó que Morales "está haciendo una grave denuncia" al involucrar a EE UU en el conflicto de Bolivia y pidió "que no haya intromisión" en ese país suramericano.

Honduras es el más reciente miembro de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), promovida por el presidente venezolano, Hugo Chávez, a la cual se adhirió el 25 de agosto pasado y que también integran Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Dominica.

Según Zelaya, el aplazamiento "es mientras se establece una plática con la embajada, con el Departamento de Estado, con el fin de demostrarles nuestro malestar por lo que está sucediendo en un país hermano".

El mandatario adelantó que prevé mantener conversaciones sobre este y otros asuntos con autoridades estadounidenses en Nueva York y Washington en el marco de su participación en la Asamblea General de las Naciones Unidas, dentro de diez días.