Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia asegura que sus tropas ya han empezado a retirarse de Georgia

Pese a las informaciones rusas, Georgia y EE UU siguen dudando de la retirada rusa

El número dos del Estado Mayor ruso, el general Anatoly Nogovitsyn, ha asegurado que Rusia ya ha comenzado a retirar sus tropas de Georgia de acuerdo con el plan de paz trazado por la Unión Europea. Nogovitsyn ha comparecido en rueda de prensa y ha confirmado el inicio de la marcha de las "tropas de paz y las fuerzas de apoyo en la región". Horas antes, la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti ya había especificado que los primeros vehículos militares rusos estaban saliendo de Tsjinvali, la capital de la región separatista georgiana de Osetia del Sur. También han asegurado los miliares rusos que hoy comenzarán a salir de la ciudad estratégica de Gori. Sin embargo, EE UU sigue dudando de las palabras de Rusia y denuncia que Moscú ha aprovechado la incursión en Osetia del Sur para instalar allí misiles SS-21.

Ayer, Rusia se comprometió de nuevo a iniciar hoy la retirada de sus tropas de las zonas ocupadas durante el conflicto con Georgia por las regiones separatistas de Osetia del Sur y Abjazia. Hoy, de nuevo Rusia afirma que ha comenzado a replegar a sus soldados y a las fuerzas de paz y Washington vuelve a dudar de la palabra rusa.

Esta mañana, las tropas rusas estaban mantenían tres ciudades georgianas ocupadas (Gori, Senaki y Zugdidi), además de otras posiciones. En una comparecencia ante los medios, el general Nogovitsyn ha declarado que "la retirada de las fuerzas de paz ha comenzado hoy", incluyendo el repliegue de la ciudad de Gori, "una vez que hemos comprobado que no hay amenaza desde allí".

El repliegue estaba previsto para hoy, como indicó ayer el presidente ruso, Dmitri Medvédev, pero a lo largo de la mañana se han difundido informaciones opuestas respecto a la marcha de las tropas, como ha ocurrido en días anteriores. Prueba de ello son las declaraciones del ministro del Interior de Georgia, Chota Utiashvili, en las que afirmaba que las tropas rusas continuaban en Gori. Además, testigos presenciales aseguraban que a mediodía las tropas rusas permanecían en Igoeti, a sólo 35 kilómetros al norte de Tbilisi, junto a la carretera que conduce a Gori.

Estas informaciones dan pie a Washington para denunciar una vez más que Rusia no está cumpliendo su compromiso. De hecho, un alto cargo del Gobierno estadounidense, bajo condición de anonimato, ha declarado a la agencia Reuters que no había señales de que la retirada rusa se estuviera produciendo. "Hasta el momento no hemos visto ninguna evidencia. Esperemos que sea una ralentización técnica. Veamos cómo los rusos se retiran, eso es lo que nos gustaría ver, pero no lo hemos visto todavía", ha dicho. Tbilisi se ha unido de nuevo a las denuncias de EE UU.

Otro alto cargo, esta vez del Pentágono, el departamento estadounidense de Defensa, ha denunciado que Rusia ha aprovechado el conflicto para instalar en Osetia del Sur baterías de misiles de corto alcance SS-21, lo que dejaría Tbilisi a tiro de los proyectiles rusos.

Visita a la zona

Mientras, el presidente ruso ha viajado hoy a Vladikavkaz, la capital de la región de Osetia del Norte, fronteriza con la del sur, para homenajear y condecorar a los militares que han participado en el conflicto. Allí ha defendido la intervención rusa en el conflicto reiterando que la agresión georgiana "no debe quedar impune". "Lo que hicieron los dirigentes georgianos excede los marcos de la razón. Sus actos no se pueden explicar, más aún, dejarlos impunes", ha dicho el presidente en su alocución a las tropas rusas.

El líder ruso también se ha reunido con los altos mandos militares del Ejército 58 del Cáucaso, cuyas unidades fueron desplegadas en la región separatista de Osetia del Sur, vecina de Osetia del Norte, para combatir al Ejército georgiano. "Rusia hará todo lo posible para garantizar la paz y estabilidad en Osetia del Sur. Que a nadie le quepa la más mínima duda", ha afirmado, acusando de nuevo a Tbilisi de "exterminio del pueblo osetio". "La comunidad internacional se ha dado cuenta de la existencia de monstruos políticos capaces de asesinar a gente indefensa", ha clamado, por lo que ha alabado a sus militares por "salvar un gran número de vidas" entre los ciudadanos rusos, ya que la mayoría de la población surosetia tiene la ciudadanía rusa.

Cae el Gobierno de Osetia del Sur

Esta mañana, el presidente de la región separatista de Osetia del Sur, Eduard Kokoity, ha expulsado a su Gobierno y ha declarado un estado de emergencia que se prolongará durante un mes, según ha informado a la agencia RIA Novosti la portavoz del líder suroseta, Tamara Kelejsaeva. El cargo de primer ministro lo ha asumido de forma provisional el ex vicepresidente Boris Chochiev, actualmente copresidente de la Comisión Mixta de Control para la solución del conflicto con Georgia.

La portavoz no ha explicado las razones de la decisión, pero la prensa local asegura que en una reunión celebrada ayer, Kokoyti criticó a su gabinete por su actuación en la fase de asistencia humanitaria y recuperación tras el ataque que el Ejército de Georgia llevó a cabo el pasado 8 de agosto en la capital, Tsjinvali.

Más información