Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush y Sarkozy piden a Rusia que cumpla el plan de paz firmado y se retire de Georgia

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, alegada que deben cumplirse ciertas condiciones de seguridad antes de cumplir con el repliegue.- El Gobierno de Tiflis denuncia que separatistas de Abjasia han ocupado 13 localidades georgianas

Moscú / Washington / Tbilisi

Nicolas Sarkozy y George Bush han exigido este sábado a Rusia que retire sus tropas de las principales localidades georgianas tal y como contempla el acuerdo firmado por Georgia, Osetia del Sur, Abjazia y Rusia. Sin embargo, Moscú ha alegado que deben cumplirse ciertas condiciones de seguridad indeterminadas antes de cumplir con el repliegue. El acuerdo alcanzado con la mediación de Francia y redactado esta semana autoriza a las fuerzas rusas a continuar con medidas adicionales de seguridad provisionales a la espera de la llegada de las fuerzas de paz internacionales, que requieren la aprobación de una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Sarkozy ha recordado al Gobierno de Dmitri Medvédev que las fuerzas rusas no tienen autorización para permanecer en ninguna de las ciudades más importantes situadas fuera de las fronteras de Osetia del Sur y que el transporte ferroviario y terrestre deberá ser garantizado.

Medvedev ha firmado este sábado el documento oficial propuesto por Francia y que establece un alto el fuego que debería poner fin a los enfrentamientos en Georgia, pero sobre el terreno, las fuerzas militares rusas no han recibido orden de retirada alguna a la espera, según el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, de que se cumplan las condiciones adicionales sobre cuestiones de seguridad previstas por la iniciativa gala.

Desde su residencia de Sochi, en el Mar Negro, el presidente ruso plasmó su firma sobre el acuerdo que había sido suscrito ya, además de por Tiblisi, por los dirigentes de las dos provincias separatistas georgianas, Osetia del Norte y Abjazia. La firma del líder ruso se produce al día siguiente de que el presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili hiciera lo mismo en Tbilisi, en presencia de la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice.

Sin embargo, el acuerdo podría no poner fin a las tensiones entre Rusia y Georgia ya que, antes de que Medvédev sucribiera el pacto, el subjefe del Estado Mayor ruso, Anatoli Nogovitsin, ha asegurado en una rueda de prensa que "nunca renunciaremos a la presencia de nuestras tropas de paz en Osetia del Sur y Abjasia. Si renunciáramos ahora a cumplir nuestras funciones, quien garantizaría allí la seguridad". El general ha subrayado que Rusia se atiene al "acuerdo de 1992 -suscrito tras el fin de la guerra entre Georgia y Osetia-, que determina las tareas de las tropas de paz rusas en las zonas de conflicto".

El otro foco de tensión en la zona parece reavivarse por momentos. El Gobierno de Tiflis ha denunciado esta sábado que rebeldes de Abjasia, apoyados por tropas rusas, han ocupado 13 localidades de Georgia situadas en un territorio estratégico en la red electrica del país.

Bush pide contención

Desde Tejas, Bush, acompañado de Rice, ha pedido a Rusia que cumpla su palabra, suspenda todas las actividades militares y se retire del territorio georgiano. "El tema principal ahora es si Rusia da muestras de contención". Ayer, el mandatario estadounidense calificó de "completamente inaceptables" las acciones de Rusia en Georgia. "El mundo ha visto con inquietud cómo Rusia invadía un Estado soberano vecino y amenazaba a un Gobierno elegido democráticamente por su pueblo", dijo Bush en la segunda oportunidad que habló en un día sobre la crisis en el Cáucaso .

Estas declaraciones son parte del tradicional mensaje radiofónico que Bush pronuncia los sábados y que han sido adelantadas por la Casa Blanca este viernes. El presidente Bush tachó de "completamente inaceptable para las naciones libres del mundo las acciones emprendidas por Rusia en Georgia". Por ello, recomendó a Moscú que, "para comenzar a reparar el daño que ha causado a sus relaciones con Estados Unidos, Europa y otros países, y para empezar a recuperar su lugar en el mundo", "actúe para acabar con esta crisis".

En este discurso radiofónico, Bush tambien anunció que la próxima semana enviará a Bruselas a la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, para que se reúna con los ministros de Asuntos Exteriores de los países miembros de la OTAN.

El embajador de Estados Unidos ante la OTAN, Kurt Volker, ha indicado que el futuro del diálogo entre la alianza y Rusia y los foros de cooperación creados tras la Guerra Fría podría revisarse tras la intervención de Moscú en Georgia. Aunque reconoció que aún no se ha decidido ninguna respuesta concreta, sí dijo que se abordará la cuestión en las reuniones regulares de ministros de Exteriores y Defensa de la alianza y en los encuentros de embajadores de la OTAN con su contraparte rusa.