Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mugabe impide viajar al líder de la oposición de Zimbabue

La Policía ha detenido momentáneamente a Morgan Tsvangirai en el aeropuerto de Harare

Morgan Tsvangirai, líder de la oposición de Zimbabue, ha sido detenido hoy durante unos minutos en el aeropuerto de Harare. Un portavoz del Movimiento para el Cambio Democrtico (MDC), partido que preside Tsvangirai, ha informado de que fue dejado en libertad poco después y ha asegurado que ya la Policía le ha devuelto los documentos de identidad que le había quitado.

Tsvangirai y otros dos miembros del MDC intentaban viajar a Johanesburgo para acudir a la cumbre de la Comunidad para el Desarrollo de África Meridional (SADC), que se celebrará este fin de semana y en la que uno de los temas principales será la crisis política y económica que atraviesa Zimbabue. El MDC ha anunciado que intentarán viajar en las próximas horas.

En la reunión asumirá la presidencia de la SACD el gobernante surafricano, Thabo Mbeki, encargado de la mediación entre el Gobierno y la oposición de Zimbabue para llegar a un acuerdo que permita al país africano salir de la crisis. Las conversaciones entre Tsvangirai y el presidente zimbabuense, Robert Mugabe, fueron suspendidas el martes. Según Mbeki, se reanudarán cuando el partido opositor tenga una posición clara sobre los desacuerdos que persisten para la formación de un Gobierno de unidad nacional.

El secretario general del MDC, Tendai Biti, ha dicho desde el aeropuerto de Harare que el incidente demuestra que las negociaciones no son serias. El ministro zimbabuense de Información, por su parte, no ha querido hablar sobre el incidente y se ha limitado a culpar de la suspención de las conversaciones a los medios de comunicación extranjeros.

Tsvangirai derrotó a Mugabe en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de marzo, pero no obtuvo el porcentaje necesario para ser presidente. En la segunda vuelta, el líder del MDC se retiró debido a los ataques contra sus seguidores por parte de milicias leales a Mugabe, que ganó en junio unas elecciones sin rival.

La comunidad internacional no reconoció el resultado y la Unión Africana presionó a Mugabe para que negociara con la oposición un Gobierno de unidad nacional. Desde entonces, la Unión Europea y Estados Unidos han impuesto fuertes sanciones al régimen de Mugabe.