Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Teherán prueba con éxito un misil mar-mar de 300 kilómetros de alcance

Solana retoma las conversaciones con el negociador iraní sobre el paquete de incentivos.- Washington presiona por una respuesta positiva

Teherán / Bruselas / Washington

Irán ha anunciado este lunes que probó con éxito el lanzamiento de un misil mar-mar de 300 kilómetros de alcance. "Ninguna embarcación o nave enemiga podrá estar a salvo en un radio de 300 kilómetros", ha dicho el comandante del cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica, el general de división Mohamed Ali Safari, en declaraciones que recoge la agencia semioficial iraní Fars.

Esta nueva prueba de la capacidad militar iraní se ha producido horas antes de que Bruselas anunciara que el jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, reanudó las conversaciones con el principal negociador nuclear iraní, Said Yalili. Sin embargo, la propia oficina de Solana reconoce que la conversación "no ha sido concluyente" para que que Teherán acepte el paquete de incentivos propuesto por las potencias mundiales a cambio de la paralización del programa iraní de enriquecimiento de uranio.

El oficial iraní se mostró "seguro" de que con esta nueva arma "ninguna nave enemiga se atreverá a invadir las aguas de Irán, ya que en ese caso será hundido hasta el fondo de las aguas". Además, Yafari ha advertido de que Irán responderá a cualquier agresión extranjera con el lanzamiento de un gran número de misiles durante los primeros minutos del ataque.

Cerrar el estrecho de Hormuz

Yafari ha dicho que en caso de una invasión, al enemigo le interesaría un ataque rápido, por lo que el objetivo de las fuerzas iraníes será "prolongar la guerra para poder emplear la totalidad de la potencia bélica". El alto mando iraní dijo asimismo que, en caso de un eventual ataque a Irán, este país "no tendrá ningún problema" para cerrar el estratégico estrecho de Hormuz, en el Golfo Pérsico.

"Hormuz es un estrecho estratégicamente muy importante, cuyas condiciones naturales y geográficas nos darán la posibilidad de cerrarlo durante un periodo de tiempo ilimitado", ha agregado. El cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica (los llamados Pasdarán) es la columna vertebral del régimen de los ayatolás de Irán, un ejercito ideológico encargado de protegerle contra las amenazas internas y externas. Fuentes occidentales estiman que este cuerpo -creado el 5 de mayo de 1979 por un decreto del ayatolá Ruholá Jomeini, fundador de la República Islámica- cuenta con unos 350.000 miembros.

A las puertas de más sanciones

Tras las consultas de Solana, surgieron las presiones de Washington, Londres y París. Un portavoz del Departamento de Estado norteamericano ha dicho hoy que Teherán afronta más sanciones si no responde de forma positiva al paquete de incentivos que se le ha ofrecido para que detenga su programa de enriquecimiento de uranio.

El llamado Grupo de los Seis (G-6), conformado por los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU - EEUU, Reino Unido, Francia, Rusia y China- además de Alemania, ha ofrecido a Teherán una serie de incentivos -principalmente, la paralización de las sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU- a cambio de suspender su programa nuclear. En principio, EEUU dio al Gobierno iraní hasta el 2 de agosto para responder a esa propuesta, pero Irán rechazó el pasado día 1 cualquier plazo.

"Acordamos que en la ausencia de una respuesta clara y positiva de parte de Irán, no tenemos más opción que buscar más medidas contra Irán como parte de su estrategia", ha dicho Gonzalo Gallegos, portavoz del departamento de estado, en rueda de prensa.

Según ha informado, los seis países han mantenido una conversación telefónica al más alto nivel y han decidido avanzar en las medidas de presión, después de que Irán no cumpliera el plazo. Las potencias han dado de plazo hasta mañana para recibir la respuesta iraní.