Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renuncia el jefe de Gabinete de Argentina, cercano aliado de Cristina Fernández

Alberto Fernández era considerado un incondicional del matrimonio Kirchner.- Con su salida pretende dar "oxígeno" a la presidenta para posibles cambios ministeriales

La crisis del agro sigue pasándole factura a la presidenta Cristina Fernández. El Gobierno argentino ha anunciado este miércoles la dimisión del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, uno de los políticos más cercanos a la presidenta y su esposo, el ex mandatario Néstor Kirchner.

Sergio Massa, alcalde de la localidad de Tigre, en la provincia de Buenos Aires, sustituirá a Fernández, según la agencia oficial Télam. Esta es la segunda baja en el gabinete de Fernández, tras la renuncia del ministro de Agricultura y Ganadería, Javier de Urquiza, quien será reemplazado por el actual titular del Insituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), según la prensa argentina.

En los últimos días, los medios locales habían especulado con la posible salida de Fernández del Gabinete por propia iniciativa para impulsar una oxigenación del Ejecutivo. Cristina Fernández atraviesa por los momentos más bajos de sus siete meses de gestión, tras la derrota política sufrida la semana pasada, cuando el Senado rechazó su propuesta para incrementar los impuestos agrarios. Esta decisión obligó a Fernández a retirar la ley que la enfrentó con el campo. Fernández tuvo un rol central en las negociaciones con el campo durante los más de cuatro meses que duró la primera fase del conflicto y que acabaron en fracaso.

Alberto Fernández, abogado de 49 años, fue jefe de Gabinete durante todo el mandato de Néstor Kirchner (2003-2007) y acompañó a su esposa en el mismo puesto desde que asumió el Gobierno en diciembre pasado. Además de funcionario, es amigo personal del matrimonio presidencial. Casi cuatro meses de huelgas comerciales y manifestaciones de productores agropecuarios contra las retenciones móviles a las exportaciones de soja, maíz, trigo y girasol terminaron de desgastar la figura de Alberto Fernández.