Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suráfrica despliega unidades especiales de policía contra la violencia xenófoba

El Ejército, a un paso de ser movilizado.- La oposición propone la construcción de campos de refugiados para acoger a los inmigrantes atacados

El Gobierno de Suráfrica ha anunciado hoy el despliegue de unidades especiales de la policía para hacer frente a la ola de violencia xenofóba que se registra desde la semana pasada y que ha causado 22 muertos y la huida de miles de inmigrantes.

El ministro de Seguridad, Charles Nqakula, ha explicado que las unidades especiales formarán parte de las medidas del Gobierno para reforzar la seguridad en los barrios marginales donde se han registrado los hechos más violentos. Nqakula ha efectuado el anuncio después de visitar la barriada de Primrose, en el este de Johannesburgo, uno de los escenarios más graves de los ataques contra ciudadanos extranjeros protagonizados por sus vecinos surafricanos.

Por su parte, la coalición opositora Alianza Democrática ha solicitado la intervención del Ejército para hacer frente a la situación, así como la instalación de campos de refugiados para acoger a los extranjeros que están siendo objetivo de los ataques.

Militares para liberar a policías

El dirigente de la oposición Jack Bloom ha sugerido, por su parte, que se usen efectivos de un batallón que están en bases militares cercanas a Johannesburgo y Pretoria para montar puestos de vigilancia y patrullar los barrios más afectados. "Eso puede permitir que la policía, que está mejor entrenada, quede libre para tratar directamente con la población en situaciones graves", ha dicho.

El brote xenofóbo comenzó la semana pasada en la barriada de Alexandra, en el este de Johannesburgo, y a lo largo de la semana pasada se extendió a otras zonas del centro y de las afueras de la ciudad dejando un rastro de 22 muertos. Miles de personas han buscado refugio en las comisarías y edificios municipales. Los disturbios han continuado hoy aunque con menor intensidad.