Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brote de violencia xenófoba en Suráfrica

Al menos 10 muertos en una semana por ataques contra la población inmigrante

Johannesburgo / Londres

Cientos de extranjeros que residen en Suráfrica se ha visto obligados a refugiarse en comisarías de policía ante la violencia desatada contra ellos durante la semana pasada, y que se ha saldado con la muerte de al menos 10 personas, muchas de ellas quemadas vivas.

La campaña de linchamiento y persecución a los extranjeros se ha centrado en el barrio de Alexanda, situado en la capital, Johannesburgo, donde residen personas procedentes de países como Zimbabue, Mozambique y Malawi. Grupos de personas armados con armas blancas y gasolina han ido realizando incursiones en el barrio al grito de "los inmigrantes, fuera a patadas", según la cadena británica BBC.

Los protagonistas de estos ataques xenófobos proceden de áreas pobres y acusan a la población inmigrante de estar detrás del crimen y de arrebatarles los puestos de trabajo.

Los residentes que se vieron obligados a huir de Alexandra intentaron pedir ayuda de la Policía local de la barriada de Diepsloot, sólo para ser atacados también allí, entre la quema de chabolas y de tiendas. Desde entonces, la violencia se ha extendido a otras tres áreas, lo que ha provocado la condena de líderes civiles como Nelson Mandela, que ha llamado a evitar lo que consideró "una división destructiva en el país".

La Policía se ha visto obligada a intervenir con contundencia en estos barrios, para evitar no solo la quema de las viviendas donde residen los extranejeros, sino también para evitar su asesinato, realizado con armas blancas o prendiéndoles fuego.

Suráfrica es uno de los países africanos que más asilos políticos concede a personas procedentes de otros países. Se calcula que en el país viven cerca de tres millones de zimbabuenses que han huido de su país por la grave crisis económica que arrastra el país.