Ban Ki-moon viajará a Myanmar para presionar a la Junta militar

La ONU pide la entrada de cooperantes extranjeros.- El presidente Than Shwe, hasta ahora impasible a la presión internacional, visita la zona más afectada dos semanas después del azote del ciclón

La presión internacional se cierne sobre la Junta militar de Myanmar. Un portavoz de Naciones Unidas (ONU) ha informado que Ban Ki-moon, secretario general de la organización, viajará esta semana hasta el país asiático para entrevistarse con su presidente, Than Shwe.

Desde el pasado 3 de mayo, cuando el ciclón Nargis azotó el sur del país, el régimen militar se ha mostrado impasible a la presión internacional para facilitar la ayuda necesaria a las decenas de miles de damnificados. Pero puede que las crecientes críticas de los gobiernos occidentales hayan terminado por influir en el general Than Shwe.

El líder de los militares birmanos se ha trasladado hoy por sorpresa a Yangon, la zona más afectada por el brutal paso del ciclón, según informa la televisión estatal. El líder birmano ha rechazado estos días conversar telefónicamente con Ban Ki-Moon, quien el lunes pasado indicó que la respuesta birmana al desastre se había realizado con una "lentitud inaceptable". Su presencia en la zona del desastre llega con dos semanas de retraso.

Más información

La dictadura militar, que gobierna el país con mano de hierro desde 1962, se había mostrado impasible ante la desastrosa situación que padecen miles de sus ciudadanos y las peticiones internacionales para permitir la entrada de cooperantes. El enviado especial de Naciones Unidas (ONU), John Holmes, ha llegado hoy a Myanmar para meter más presión a los militares.

La ONU teme que hasta 2,5 millones de birmanos padezcan los efectos del ciclón, que destruyó sembrados de arroz y reservas de alimentos en el sur del país, además de causar la muerte de unas 78.000 personas, mientras que otras 56.000 han sido dadas por desaparecidas.

Según fuentes de la ONU, sólo un 10% de los afectados están recibiendo asistencia. Por su parte, la organización británica Save the Children apunta que entre los afectados hay unos 30.000 niños menores de cinco años en la zona del delta del Irrawady que podrían morir de hambre.

Lo más visto en...

Top 50