Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matanza en Guerrero

17 muertos en la cacería de decenas de sicarios contra un ganadero mexicano

La cacería emprendida contra el ganadero mexicano Rogaciano Alba Álvarez ha dejado un sangriento saldo de 16 muertos en el Estado de Guerrero, donde decenas de sicarios, algunos vestidos con uniformes negros de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), le persiguen desde el pasado fin de semana.

El domingo, un comando atacó la casa del empresario —presidente de la Unión Ganadera Regional del Estado de Guerrero— en el municipio de Petatlán, formó a diez personas en el suelo —entre ellos, dos hijos del perseguido— y los acribilló por la espalda. En su huida, los asesinos se llevaron a la hija del hombre que buscan por causas desconocidas.

La saga violenta comenzó el sábado, cuando decenas de sicarios fuertemente armados tomaron por asalto un hotel de la ciudad de Iguala, donde se celebraba una reunión de ganaderos de Guerrero, liderada por Alva. Los disparos de rifles de asalto R-15 y A-47 se cobraron la vida de siete personas, mientras que ocho más quedaron heridas en el lugar del atentado.

Después de la medianoche del domingo, un comando de decenas de asesinos a sueldo, unos 40, según los testigos, llegó hasta las puertas de la casa de Alva en Petatlán. Asesinó a diez hombres, entre ellos a los hijos del ganadero: Alejandro y Rocet Alva de la Cruz, y secuestró una de sus hijas. Rogaciano Alba Álvarez se encuentra en uno de sus ranchos de la sierra, a donde no han llegado los matones.

A bordo de modernas y poderosas camionetas, los asesinos se han movido por Guerrero en busca de Alba, un viejo político del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y al cual organizaciones defensoras de los derechos humanos ligan con actos de represión política e incluso el asesinato de una activista social. Algunos medios de prensa le ligan al narcotráfico, pero no hay procesos en su contra. No hay una versión oficial sobre la sangrienta cacería del ganadero, sus familiares no hablan por temor y la justicia se limita a indicar que investiga las matanzas.

El secretario de Gobierno de Guerrero, Armando Chavarría, afirmó que hay elementos que hacen pensar en que los ataques están relacionados con el narcotráfico, pero no se tiene certeza. Admitió que en Guerrero hay un "estado de alerta" por la matanza, a la que se refirió como este "tipo de acontecimientos".

PIE DE FOTO: Entierro de Alejandro Alba, una de las 16 víctimas de dos matanzas, el domingo, en Petatlán (México). / ap