Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protesta contra China colgados del Golden Gate

Tres activistas por la libertad en el Tibet cuelgan carteles y banderas en el puente de San Francisco

Protesta en el Golden Gate de San Francisco ante la llegada de la antorcha olímpica
Protesta en el Golden Gate de San Francisco ante la llegada de la antorcha olímpica AP

Tres personas que protestan por la situación de los derechos humanos en China se han subido hoy al puente Golden Gate de San Francisco y han colgado dos grandes carteles y banderas tibetanas en sus cables. El motivo de esta protesta pro Tíbet es que la antorcha olímpica llegará este miércoles a San Francisco.

La llama olímpica, símbolo de unión, se ha convertido en esta ocasión en emblema a sabotear por los activistas pro tibetanos. A las protestas del domingo en Londres, coincidiendo con el inicio de la gira internacional del fuego que iluminará los Juegos Olímpicos de Pekín, le siguieron nuevos incidentes en la marcha de la antorcha por la capital de Francia, país crítico con las recientes actuaciones del Gobierno chino y que incluso abre la puerta al boicoteo de la cita deportiva. Este lunes, las amplias medidas de seguridad no evitaron que se hiciese necesario apagar la llama para evitar mayores problemas. Para Pekín, estos sucesos son "infames fechorías".

Desde Pekín, los incidentes en Europa se han seguido con preocupación, pero se minimizan. Un portavoz del comité organizador de los Juegos Olímpicos achacó las protestas de Londres, en las que 35 personas resultaron detenidas, a "infames fechorías". Recordó que la antorcha representa los ideales de "paz, amistad y armonía" y, por este motivo, China decidió llevar a cabo esta procesión global, para animar a la gente a construir "un mejor mañana".

Antes de que la antorcha siga su periplo, camino a San Francisco, también mostró su "profunda" preocupación por las protestas el presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge. "El relevo de la antorcha ha sido el objetivo y esto nos preocupa, por eso, pedimos una solución rápida y pacífica en Tíbet", añadió.