Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica por la visita del guineano Obiang a Argentina para firmar acuerdos energéticos

El dictador es la primera visita oficial que recibe el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner

Teodoro Obiang y Cristina Fernández de Kirchner en la Casa Rosada
Teodoro Obiang y Cristina Fernández de Kirchner en la Casa Rosada EFE

La primera visita oficial de un jefe de Estado extranjero a Argentina desde que Cristina Fernández asumiera la presidencia de la República ha causado polémica en el país suramericano: se trata de presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, en el poder desde 1979 gracias a un golpe de Estado, al que oposición y organizaciones civiles en Argentina acusan de violaciones de los derechos humanos. Obiang fue recibido anoche por Fernández en la Casa Rosada y ambos suscribieron diversos acuerdos, entre ellos varios sobre energía, la clave de la acogida oficial que el mandatario ecuatoguineano ha tenido en Argentina.

Guinea Ecuatorial es el tercer exportador africano de hidrocarburos y las autoridades argentinas se están moviendo a toda velocidad para evitar que el próximo invierno austral, que comenzará el 21 de junio, se produzca la anunciada crisis energética, cuyo adelanto ya se vivió en la noche de Fin de Año con apagones masivos ?más de 50.000, según reconoció la propia presidenta? en la capital federal y la provincia de Buenos Aires. En este sentido, para la próxima semana está prevista una minucumbre entre Fernández, el brasileño Lula da Silva y el boliviano Evo Morales, con el suministro de gas como tema principal. En el mismo contexto se encuadra la visita de Obiang, cuyo país ha crecido durante 2007 un 30% gracias al petróleo.

A pesar del caluroso recibimiento del Gobierno argentino, la oposición, los medios de comunicación y diversas organizaciones humanitarias se han encargado de recordar las graves acusaciones sobre violaciones de los derechos humanos que pesan contra el régimen de Obiang. Amnistía Internacional denuncia en su informe anual la existencia de presos políticos sin garantías jurídicas de ningún tipo y Trasparencia Internacional coloca al único país de habla hispana del continente africano entre los 10 más corruptos del mundo. Algunos diputados opositores argentinos se negaron a asistir ayer a un acto en el Congreso, alegando que "es inconcebible que se honre a un dictador".

"La crisis energética que el Gobierno siempre intentó esconder no se puede paliar a través de estos mecanismos y menos aún desconociendo los valores universales de los derechos humanos", subrayó Marcela Rodríguez, de la opositora Coalición Cívica y vicepresidenta tercera de la Cámara de Diputados.

El Gobierno argentino está muy interesado en asociarse a Guinea Ecuatorial en materia energética, hasta tal punto que el país africano estudia abrir una Embajada en Buenos Aires, una representación diplomática que no existe en la actualidad. A la estancia de Obiang en Argentina se le ha dado la máxima relevancia protocolaria, incluyendo, además del encuentro con Fernández en la Casa Rosada, una recepción oficial por parte de los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados y una cena de gala ofrecida por la presidenta en el Palacio de San Martín, sede del Ministerio de Exteriores argentino. Su titular, Jorge Taiana, acompañado de una guardia de honor, aguardó a Obiang al pie de la escalerilla del avión en el que llegó al país.