Vía libre para la pena de muerte en Guatemala

Colom anuncia que no habrá perdón para ninguno de los condenados a muerte

El Congreso de Guatemala ha restituido un recurso de gracia presidencial con el que se aprueba la aplicación de la pena de muerte en el país centroamericano. La última decisión sobre un condenado que haya agotado todos los recursos legales dependerá del presidente, Álvaro Colom.

En la actualidad, hay 43 condenados a la espera de que les apliquen una inyección letal. Según el diario guatemalteco Prensa libre, la propuesta de aprobar una ley que regule la conmutación de la pena de muerte fue presentada por el Partido Patriota y finalmente la aprobaron 131 de los 158 diputados del Parlamento.

La pena capital permanecía estancada desde el gobierno del Frente Republicano Guatemalteco, cuando el entonces presidente Alfonso Portillo renunció a conocer el recurso de gracia, evitando la responsabilidad de decidir sobre la ejecución o no de un sentencado.

No habrá perdón para los condenados a muerte

Este lunes, el presidente Colom declaró que no va a perdonar a ninguno de los condenados a muerte. El jefe de Unidad Nacional de la Esperanza, Mario Taracena, recordó que en el país mueren 30 personas cada día, por lo que consideró que no les "tiene que temblar la mano para aplicar la ley".

En el debate realizado ayer en el Congreso, el diputado del Partido Unionista Mario Duarte ha sostenido que todos los días se ven en la escena del crimen niños que comen helados junto a los muertos. "Estas escenas le dan la vuelta al mundo y esto no preocupa a los activistas de Derechos Humanos, pero dios guarde que maten a los desgraciados. Ojalá y los condenados a muerte pasen a mejor vida".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Por el contrario, el partido Encuentro por Guatemala ha sido el único que se ha opuesto a la pena capital, ya que considera que las ejecuciones no son útiles para disuadir a los criminales.

34 presos guatemaltecos ven más cerca ahora la muerte.Vídeo: ATLAS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS