Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esto no va de "negros contra blancos", sino del "pasado contra el futuro"

Barack Obama gana con contundencia las primarias demócratas de Carolina del Sur gracias al voto negro.- John Edwards no consigue arrebatar el segundo puesto a Hillary Clinton a pesar de haber realizado una intensa campaña en su Estado natal

Estas elecciones no van de "negros contra blancos", sino del "pasado contra el futuro". Así se ha expresado Barack Obama, aspirante afroamericano a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, ante un millar de jóvenes seguidores tras conocerse su contundente victoria en las elecciones primarias celebradas este sábado en Carolina del Sur, en disputa con Hillary Clinton y John Edwards por la candidatura demócrata a la Casa Blanca. El segundo puesto ha sido para Clinton, que ha obtenido un 27%, seguida de Edwards, que a pesar de haber invertido una gran cantidad de dinero y tiempo para competir en su Estado natal, donde esperaba dar una sorpresa, ha logrado sólo un 18%.

La victoria del joven senador por Illinois, que partía favorito y que finalmente ha obtenido un 55% de los votos, se ha visto claramente favorecida por al apoyo masivo de los votantes afroamericanos. Quizá por ello, en su primera intervención pública tras la victoria, Obama ha tratado de atenuar la tensión racial que ha existido en la campaña en los últimos días para evitar así que se le considere como "el candidato de los afroamericanos", lo que podría perjudicarle en el resto del país. El senador ha remacardo, en cambio, que el resultado revela que hay muchas personas de distinta posición y clase, religión y raza, e incluso creencia política, que quieren luchar por el cambio y unirse a su proyecto político.

La contienda en Carolina del Sur, un Estado marcado por el desempleo y el voto negro, ha sido especialmente dura para Obama y Clinton, hasta el punto de que Obama ha apelado por primera vez en esta campaña al voto de color, que representa más del 50% de los demócratas. Según los observadores, Obama continuará con esta estrategia en otros Estados sureños, como Georgia y Alabama.

El respaldo a Obama parece haber sido aplastante entre la población negra (más del 80%), que constituye la mitad de los votantes. Pero también parece superior a lo esperado entre los electores blancos (un 24%). La participación electoral de las mujeres fue, como en todas las anteriores primarias, espectacular. Seis de que cada 10 votantes fueron mujeres. Pero esta vez no todas emitieron su voto a favor de Clinton. Obama ganó el voto femenino negro y obtuvo un decente 22% del voto de las mujeres blancas.

Nuevo impulso

Después de perder en New Hampshire y Nevada, esta victoria da un respiro al senador y nuevo impulso a las elecciones de cara al supermartes del próximo 5 de febrero, cuando tanto demócratas como republicanos celebrarán elecciones primarias en más de la mitad de los Estados del país. El resultado deja cientos de dudas y todas las puertas abiertas de cara al desenlace de esta emocionante carrera. La estrategia puesta en marcha por la campaña de Clinton desde su derrota en Iowa, destinada a infravalorar la figura de Obama y cuestionar su viabilidad entre los votantes blancos, podría volverse en contra de sus diseñadores.

Hillary Clinton, que ya está camino de Tennessee para participar mañana en actos electorales, ha emitido un comunicado en el que felicita al senador por su victoria y agradece los votos recibidos. La ex primera dama ha decidido centrarse en otros Estados donde tiene más posibilidades, como Nueva York, Nueva Jersey y Pensilvania, y dejó a su marido, Bill Clinton, a quien se suponía extraordinariamente querido entre los votantes negros, haciendo campaña en Carolina del Sur, estrategia que ahora puede estar en franca reconsideración.

En los últimos días, la campaña había subido de tono debido al cruce de acusaciones entre Obama y el ex presidente estadounidense, lo que llevó al senador de color a afirmar que no sabía con qué Clinton estaba compitiendo en estas elecciones.

"Obama es como mi padre"

Carolina Kennedy, la única hija viva del ex presidente de Estados Unidos, John Fitzgerald Kennedy, ha declarado su apoyo al senador Barack Obama en un artículo publicado por 'New York Times'.

Bajo el nombre de "Un presidente como mi padre", el texto de Kennedy compara a Obama con su padre. "Nunca tuve un presidente que me inspirase de la manera en que la gente me dice que los inspiró mi padre. Pero por primera vez, creo haber encontrado al hombre que podría ser ese presidente, no sólo para mí, sino para una nueva generación de estadounidenses", dice la hija del difunto presidente.

Kennedy se refiere al senador por Illinois como un candidato que ha demostrado sus cualidades en más de dos décadas de servicio público, no sólo en el estado donde ha trabajado sino también ayudando en comunidades necesitadas por todo el país.

La hija del presidente asegura asimismo que el país necesita un cambio de dirección y ve a Obama como un gran ejemplo para los votantes norteamericanos. "He pasado los últimos cinco años en una escuela pública en la ciudad de Nueva York (…) y los adolescentes, como yo, se inspiran en el senador Obama".

Más información