Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primera reunión entre el presidente de Kenia y el líder opositor

A pesar del buen clima en el encuentro, los opositores insisten en que no reconocen a Mwai Kibaki como jefe de Estado

El presidente keniano, Mwai Kibaki, y el líder de la oposición, Raila Odinga, se han comprometido este jueves a trabajar juntos para superar la crisis que arrastra el país desde finales de diciembre, cuando las acusaciones de la oposición de fraude electoral provocaron graves disturbios en el país, y coincidieron en la necesidad urgente de cesar la violencia. La reunión celebrada en Nairobi bajo el auspicio del ex secretario general de la ONU Kofi Annan, es la primera que ambos políticos mantienen desde que estalló la crisis.

Los tres han comparecido ante los periodistas tras una reunión crucial para el futuro del país, que Annan ha descrito como "un avance muy alentador". "Creo que hemos dado los primeros pasos hacia una solución pacífica del problema y pueden ver que ambos líderes están aquí para subrayar su compromiso con el diálogo y para trabajar juntos por una paz justa y duradera", ha comentado Annan.

Pero el buen clima no ha durado mucho.

Pero poco después de terminar el encuentro, la oposición ha afirmado que a pesar de reunirse con Kibaki, sigue sin reconocerle como jefe de Estado y le ha acusado de "usurpar" la presidencia.

"El señor Kibaki perdió las últimas elecciones generales y su proclamación es ilegal e ilegítima", ha afirmado el Movimiento Democrático Naranja (ODM) poco después de que su líder Odinga, se reuniera con Kibaki.

Annan llama a la calma

Annan ha advertido de que recibe "noticias de varias regiones del país que no son tan buenas, ya que la violencia continúa; las mismas personas son atacadas y hemos visto un uso excesivo de la fuerza por parte de la policía. Hemos debatido y se van a tomar medidas".

El ex secretario general de la ONU ha insistido en llamar a los kenianos a la calma: "Debemos trabajar juntos todos los días y los meses siguientes para asegurarnos de resolver una situación que es tensa, con el fin de que un verdadero diálogo y una verdadera reconciliación puedan construir la confianza necesaria para que todos los kenianos puedan vivir juntos", ha resaltado Annan.

Los disturbios estallaron después de que la comisión electoral declarase a Kibaki como ganador de las elecciones presidenciales celebradas el pasado mes de diciembre, pese a las acusaciones de fraude de Odinga y las denuncias de numerosas irregularidades en el recuento por parte de los observadores internacionales. En apenas un mes, al menos 790 personas han fallecido en los enfrentamientos entre partidarios de uno y otro bando.

Los opositores piden que cese la violencia, pero rechazan a Kibaki

El líder opositor, Raila Odinga, ha manifestado que se han tomado "medidas vitales para resolver la disputa electoral y el conflicto que asuela" Kenia desde hace un mes. "Mi partido y yo mismo estamos dispuestos a iniciar este largo camino, que debe terminar en la restauración de la paz y la justicia en nuestra sufrida tierra", ha asegurado. Odinga, por último, ha llamado a sus compatriotas a "mantenerse firmes y a evitar la violencia mientras nos esforzamos en encontrar una solución".

Pero después de la reunión, el portavoz del OMD, Anyang' Nyong, ha dicho a los periodistas que "denunciamos y rechazamos categóricamente la desafortunada declaración del señor Mwai Kibaki de que él es el debidamente electo presidente de Kenia y que de la actual crisis puede ser resuelta internamente".

"Ahora queda absolutamente claro para el país de que Kibaki no tiene ninguna intención de embarcarse en este viaje con el pueblo de Kenia".