Llegan a Villavicencio los dos helicópteros que recogerán a los tres rehenes de las FARC

La Cruz Roja afirma que la segunda fase de la operación se retrasa hasta el fin de semana "por razones de seguridad"

Caracas / Bogotá - 28 dic 2007 - 22:04 UTC

Llegó la hora cero para la misión humanitaria que recogerá en la selva colombiana a los tres rehenes que serán liberados por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), cuyos detalles reveló el pasado miércoles el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Los dos helicópteros venezolanos que recogerán a tres rehenes han aterrizado en el aeropuerto de

Villavicencio, base de esta misión humanitaria. Las aeronaves arribaron al aeropuerto Vanguardia, la terminal de Villavicencio, hacia las 16.47 locales (22.47 hora peninsular española) tras casi dos horas de vuelo desde la base de Santo Domingo, en Táchira, Estado de la frontera nordeste con Colombia.

Chávez, quien llegó a la Base Aérea de Santo Domingo vestido con uniforme militar, supervisó la salida de las aeronaves, que han despegado a las 15.30 hora local (21.00 hora peninsular) dando inicio oficial a la operación. En la comitiva participan delegaciones de Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Ecuador, Francia y al que se ha sumado Suiza. El Gobierno de Bogotá ha otorgado un plazo que comenzará a correr a las 19.00 hora colombiana (la 1 de la madrugada del viernes en la Península) y terminará a las 18.59 del próximo domingo (02.59 del lunes), tras la autorización formal del presidente Álvaro Uribe para la entrada en territorio colombiano de las aeronaves que desarrollarán la operación.

Más información

"De esta manera se inicia el operativo de manera oficial, en coordinación permanente de los dos gobiernos (Colombia y Venezuela) con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR)", confirmó el secretario de Prensa del Ejecutivo de Bogotá, César Mauricio Velásquez, que explicó que ha sido consensuado con el Gobierno de Chávez un "rango de tiempo" para el desarrollo del operativo humanitario.

Chávez, sin embargo, negó poco después que hubiera acordado con Bogotá un plazo. "No sabemos de ningún plazo hasta ahora. No quiero pronunciarme sobre páginas que andan circulando, no hay ningún acuerdo", declaró Chávez a los periodistas a las puertas del palacio presidencial de Miraflores. Chávez ha dicho hoy que confía en "rescatar y liberar en las próximas horas" a los tres rehenes.

La llamada Operación Transparencia incluye la entrada en territorio colombiano de cinco aeronaves venezolanas y una argentina, siempre con los emblemas del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la presencia de periodistas de todo el mundo. Los aparatos volarán hasta la ciudad colombiana de Villavicencio, a unos 500 kilómetros de la frontera con Venezuela, desde donde se dirigirán hacia algún lugar de la selva donde recogerán a las dos mujeres y al niño para llevarlos a Venezuela.

Pero la delegada de la Cruz Roja internacional en Colombia, ha afirmado que aunque las aeronaves llegan hoy a Villavicencio, el rescate no podrá realizarse inmediatamente "por razones de seguridad". "La segunda fase de la misión no podrá hacerse hoy (viernes), el CICR no realiza operaciones en la noche, por cuestiones de seguridad", ha señalado Hintermann en una conferencia de prensa en Bogotá.

Familiares

También ha viajado a Venezuela una delegación de colombianos familiares de Clara Rojas, su hijo Emmanuel y Consuelo González de Perdomo, los tres rehenes que serán liberados. El grupo lo encabezan la madre de Clara Rojas y abuela de Emmanuel, Clara González de Rojas, y las dos hijas de Consuelo González, Patricia Elena y María Fernanda Perdomo.

La delegación, integrada por más de 18 personas, llegó ayer a Caracas en un bimotor de la compañía Servicios Aéreos Panamericanos (SARPA), fletado por el Gobierno venezolano, que partió del Comando Aéreo de Transporte Militar (CATAM), base de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) aledaña al aeropuerto internacional bogotano de Eldorado.

La madre de Clara Rojas viajó acompañada por Iván Rojas, uno de sus cinco hijos, y María Juliana, una de sus cinco nietos, de los cuales el de menor edad es Emmanuel, de padre guerrillero y que la secuestrada concibió en el 2003, al año siguiente de haber caído en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Viajamos con mucha felicidad", dijo a la prensa Patricia Elena poco antes de subir al avión junto con su esposo y su hija María Juliana, además de su hermana María Fernanda. La niña es la primera y única nieta de Consuelo González, en manos de los rebeldes desde septiembre de 2001.

"A los colombianos, muchas gracias por la alegría que están sintiendo, pero les pido que no olvidemos a todos nuestros familiares que quedan en la selva", agregó Patricia Elena, para quien es indispensable que sus compatriotas mantengan la solidaridad hasta que "todos regresen".

Clara Rojas y Consuelo González forman parte del grupo de 45 secuestrados que las FARC pretenden canjear por medio millar de rebeldes presos, incluidos dos entregados en extradición a Estados Unidos. Rojas fue compañera de partido de la ex candidata presidecial Ingrid Betancourt, también de nacionalidad francesa y con quien cayó en manos de los rebeldes el 23 de febrero de 2002. La ex legisladora González está cautiva desde el 10 de septiembre de 2001.

Lo más visto en...

Top 50