Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán exigirá a EE UU la salida de Irak de grupos opositores iraníes

Teherán considera que estas organizaciones son terroristas con presencia militar en su frontera

Irán ha anunciado que estudia la fecha y el rango de representación para su próxima reunión con EE UU sobre Irak, en la que Teherán tiene previsto exigir la salida de grupos opositores iraníes de este país.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Mohamad Ali Hoseini, ha confirmado que la nueva ronda de negociación con EEUU se celebrará a principios de enero, aunque ha precisado que "todavía estamos estudiando la fecha exacta y el nivel de representación". Hoseini, citado por la agencia IRNA, ha señalado que en esa nueva reunión "hablaremos sobre los grupos terroristas" en Irak.

En esa lista se encuentran los kurdos iraníes del Partido para la Vida Libre del Kurdistán (PEJAK) y el grupo de los "Muyahidin Jalq" o Combatientes del Pueblo, que se opone desde principios de los años ochenta al régimen islámico chií de Teherán. Las autoridades iraníes señalan que esta organización cuenta con unos 25.000 efectivos armados y tiene supuestamente presencia militar en zonas iraquíes fronterizas con Irán.

Teherán ha anunciado este año un plan para reforzar la seguridad en el oeste del país, en el área fronteriza con Irak. Por esas tierras, suelen transitar grupos "malvados" y "monafequin", términos con los que los iraníes suelen referirse a los narcotraficantes y a los "Muyahidin Jalq", respectivamente.

Las conversaciones entre Irán y EEUU comenzaron en mayo pasado con el principal objetivo de restablecer la seguridad en Irak, y son consideradas como el primer contacto directo desde hace 27 años entre Washington y Teherán.

En esas reuniones, EEUU intenta conseguir que Teherán suspenda su supuesto apoyo a milicias chiíes armadas y a grupos insurgentes activos contra sus tropas en Irak.

Irán, que tiene una mayor influencia sobre la mayoritaria comunidad chií iraquí, exige por su parte que EEUU traspase todas las tareas de seguridad al Gobierno de Bagdad, controlado por los chiíes, y determine una fecha para la salida definitiva de las tropas estadounidenses de Irak.