Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia advierte del uso de la fuerza contra el escudo antimisiles estadounidense

Asegura que el lanzamiento de un misil interceptor podría provocar a su vez el lanzamiento de un misil balístico ruso

El escudo antimisiles que EE UU tiene previsto construir en el este de Europa podría provocar el retorno de una crisis internacional y hasta una posible respuesta rusa con misiles balísticos, si los norteamericanos activan su mecanismo de defensa con el lanzamiento de un misil interceptor, según ha dicho en una conferencia de prensa el jefe del Estado Mayor del Ejército Ruso, el general Yuri Baluyevesky.

Después de que Rusia decidiese suspender la aplicación del Tratado sobre Armas Convencionales, el general ruso ha lanzado un mensaje de alerta a toda la comunidad internacional y ha criticado sin paliativos el plan de Washington de sentar un nuevo sistema antimisiles en tierras de Polonia y Republica Checa.

"El escudo antimisiles estadounidense podría ser contestado por el sistema ruso de defensa con un lanzamiento de un misil balístico, el cual podría provocar un fuerte golpe como respuesta", ha asegurado Baluyevesky, según informa la agencia Itar-Tass. Los misiles interceptores son por su trayectoria, forma y dirección muy parecidos a los intercontinentales, y según las autoridades rusas podrían confundir un misil interceptor por uno intercontinental, lo que activaría la respuesta rusa de lanzar un misil balístico como respuesta. Según la versión rusa, el problema técnico de poder distinguir entre un misil interceptor y un intercontinental no

Baluyevesky ha añadido que los propósitos norteamericanos conciernen a los rusos y han sido inadecuados, por lo que Rusia y EE UU han cerrado el plan directo de desarme nuclear que tenían. "Esto no es un farol, sino una objetiva necesidad", ha dicho el general ruso con respecto a la posición de su país, que ha advertido a sus homólogos en el Pentágono de que los planes estadounidenses para desplegar su sistema de misiles en Europa podrían desestabilizar el equilibrio en el continente con proporciones imprevisibles.

Por otra parte, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Kislyak, ha dicho que Rusia no planea replegar fuerzas a través de otros estados, aunque ha criticado a Washington y la OTAN por usar el Tratado sobre Armas Convencionales como un elemento de presión a su país.