Condenada en Sudán a 15 días de cárcel la maestra británica que llamó Mahoma a un peluche

Gillian Gibbons estaba acusada de ofender a las creencias religiosas e incitar al odio por permitir a sus alumnos ponerle el nombre de Mahoma (Mohamed en árabe) a un osito de peluche

El tribunal sudanés que juzga a la maestra británica por supuestas ofensas contra la religión la ha encontrado culpable y la ha sentenciado a 15 días de cárcel y abandonar luego el país. Gillian Gibbons, de 54 años, estaba acusada de ofender a las creencias religiosas e incitar al odio por permitir a sus alumnos ponerle el nombre de Mahoma (Mohamed en árabe) a un osito de peluche.

La fiscalía sudanesa decidió presentar ante la justicia a la ciudadana británica conforme al artículo 125 del Código Penal por lo que podría haber sido condenada a seis meses de cárcel, pagar una multa, o recibir 40 latigazos.

El Gobierno británico convocó ayer de nuevo al embajador sudanés en Londres, Omer Siddig, para que dé explicaciones por la sentencia. "Estamos extremadamente decepcionados con el veredicto y el ministro de Asuntos Exteriores (David Miliband) ha convocado al embajador sudanés para que explique la decisión", informó un portavoz del Foreign Office, citado por la agencia británica PA.

Más información

Gibbons fue detenida el pasado domingo después de que el Ministerio sudanés de Educación recibiera una queja porque había permitido a sus alumnos de siete años del Unity School de Sudán ponerle el nombre de Mahoma a un oso de peluche.

Al parecer, la maestra, que empezó a trabajar en el colegio el pasado agosto, le pidió a una niña de siete años que llevara su osito de peluche e invitó a los alumnos a elegir un nombre para el muñeco. Veintidós de los 23 niños eligieron Mahoma (Mohamed) como nombre favorito para el osito, según las fuentes.

El director de la escuela explicó que se permitió a los niños llevarse el peluche a casa durante el fin de semana y cada uno tenía que apuntar lo que hacía con el juguete. Los comentarios de los pequeños fueron colocados en un libro con una fotografía del oso en la portada con el título "Mi nombre es Mahoma".

Tras conocerse el caso de la maestra, la Unión Superior de Escuelas Sudanesas decidió suspender a la profesora británica y presentó, además, una disculpa oficial a sus alumnos, sus familias y a todos los musulmanes.

La dirección del colegio privado en el que trabajaba Gibbons como profesora de lengua inglesa, anunció el cierre de sus instalaciones por miedo a que se produzcan ataques contra la institución.

Lo más visto en...

Top 50