Varios sabotajes "coordinados" causan grandes retrasos en la alta velocidad francesa

Los daños a instalaciones se producen en el octavo día de la huelga de transporte y en el día en que comienzan las negociaciones para su fin.- Sarkozy pide castigos "severos" contra los saboteadores

La red ferroviaria de alta velocidad de Francia (TGV) ha sufrido esta noche varios actos de sabotaje que están perturbando notablemente su funcionamiento, ya de por sí alterado por la huelga de transporte, que hoy cumple su octavo día. Los trenes están sufriendo grandes retrasos, según ha informado el número dos de la compañía pública ferroviaria francesa, Guillaume Pepy. Las negociaciones tripartitas entre el Gobierno, las empresas y los sindicatos para poner fin a la huelga comienzan hoy.

"Varios actos [de sabotaje] han tenido lugar al mismo tiempo en la red de alta velocidad", ha declarado Pepy a la radio RTL. "Estamos ante un sabotaje coordinado de las instalaciones que intentan impedir el restablecimiento del tráfico" tras la huelga. El presidente Nicolás Sarkozy ha pedido que los actos de sabotaje sean casticados "con la máxima severidad", según ha declarado el secretario de Estado de Transportes, Dominique Bussereau.

Más información

En la reunión del Consejo de Ministros, Sarkozy ha dicho que "hay líneas rojas que no se tienen que traspasar" y, en este sentido, ha pedido a la ministra de Justicia, Rachida Dati, "abrir diligencias" rápidamente.

La mayoría de los trabajadores del ferrocarril vuelven hoy al trabajo, el mismo día en que se reanudan las negociaciones entre las empresas, los sindicatos y el Gobierno, tras ocho días de huelga en protesta por el plan del Gobierno de Sarkozy de reformar el privilegiado sistema de pensiones de los trabajadores del transporte. El Gobierno pretende elevar de 37,5 a 40 los años de cotización para gozar de la pensión completa, igual que el resto de trabajadores.

Según Pepy, se han producido incendios en el cableado de la línea este del TGV, impidiendo que los trenes circulen desde las seis de la mañana (5.00 GMT). En la línea oeste, "un incendio muy importante" en una instalación ha dañado 30 kilómetros del sistema de señales, según el número dos de la SNCF. Según la empresa, se prevé que los daños provoquen retrasos de hasta tres horas en toda la red del TGV, que une las principales ciudades francesas.

Por el momento, se desconoce quién pueda estar detrás de los sabotajes, aunque la dirección de la SNCF ha dicho que miembros radicales de los sindicatos podrían intentar dañar la red para impedir el normal funcionamiento de la red. El sindicato CGT, mayoritario y verdadero motor de la huelga de transporte, ha calificado los sabotajes como "actos incalificables cometidos por cobardes".

Negociaciones

El Gobierno francés, los sindicatos y la empresa reanudan hoy las negociaciones para poner fin a la huelga del transporte, que durante ocho días ha provocado que los trenes de largo recorrido, los regionales, los de cercanías, los metros y los autobuses funcionaran por debajo de la mitad de su capacidad, lo que ha provocado kilométricos atascos en las entradas de las grandes ciudades y enormes molestias a los usuarios.

Ayer, el presidente Sarkozy rechazó dar marcha atrás en la reforma del sistema de pensiones de los trabajadores del sector, pese a la huelga, aunque dijo que podría hacer concesiones en otras áreas. La movilización de los transportistas ha sido el mayor desafío al Gobierno de Sarkozy desde que éste tomara posesión como presidente en mayo.

Lo más visto en...

Top 50