Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los funcionarios no consiguen paralizar Francia

Cinco millones de funcionarios -controladores, profesores, médicos, correos- se unen a los trabajadores del transporte, que llevan una semana en huelga.- Sarkozy pide la suspensión de las protestas y que se dé una oportunidad a las negociaciones

Millones de funcionarios franceses están llamados hoy a una jornada de protesta en defensa de su poder adquisitivo, huelga que se suma a la que desde hace una semana mantienen los trabajadores de los transportes públicos. Profesores, médicos, empleados de correos, controladores aéreos o personal de aduanas no trabajan hoy, mientras los trenes, metros y autobuses siguen a menos de medio gas, perjudicando a millones de usuarios. Según cifras oficiales, un 30,12% de los funcionarios han seguido la huelga, porcentaje que se eleva en el sector de la enseñanza: 38,98%, según el Gobierno; 65%, según los sindicatos. Mientras, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha urgido a los trabajadores del sector de transportes a que terminen su huelga y den una oportunidad a las negociaciones.

En sus primeros comentarios desde que comenzó la huelga, Sarkozy ha afirmado que la reforma del llamado régimen especial, que permite a algunos trabajadores estatales retirarse antes de la edad establecida, tiene años vencida y apunta a armonizar a todos los pensionistas estatales.

"Todos deben entender que para mí, en un conflicto como éste, no habrá ganadores ni perdedores. Pero también digo que uno debería saber cómo terminar una huelga cuando comienza el tiempo de las negociaciones", ha afirmado Sarkozy en un discurso ante los alcaldes franceses.

Transporte

En el transporte, aunque el número de huelguistas disminuye ligeramente respecto a los días anteriores, el perjuicio a los usuarios es máximo, ya que los huelguistas se concentran en los puestos clave, como son los maquinistas o conductores. Así, en ciudades como París, el caos se apodera del transporte. Circula uno de cada cuatro o cinco metros por línea y el 40% de los autobuses, aunque una línea de cercanías sigue sin funcionar y la otra lo hace al 15%, lo que perjudica muchísimo. La SNCF prevé un regional de cada dos y unos 350 trenes de alta velocidad de los 700 programados, 13 de ellos entre París y Estrasburgo, 14 entre París y Lille, y 13 entre la capital gala y Lyon. En las carreteras de acceso a París, se han registrado de nuevo cientos de kilómetros de atasco.

El hartazgo es cada vez mayor entre los usuarios, que muestran caras largas en los andenes y vagones. Además, el servicio de bicicletas del ayuntamiento de París está colapsado. Los puestos de recogida se quedan vacíos enseguida a primera hora e incluso algunos atan las bicis con candados para asegurarse de que siguen allí cuando las vuelvan a necesitar.

Funcionarios

Mientras, los funcionarios, unos cinco millones, reclaman una mejora salarial -dicen que han perdido un 6% de poder adquisitivo desde 2000- y protestan por la supresión de 22.900 puestos de trabajo como consecuencia de las jubilaciones previstas para el año que viene (Sarkozy quiere adelgazar el sector público con el sistema de no reponer más que dos de cada tres funcionarios que se jubilen). Según las cifras del Ministerio de la Función Pública, la huelga de funcionarios está teniendo un seguimiento a mediodía del 30,12%, algo más del 30% señalado ayer por el Gobierno como el porcentaje necesario para una huelga "mediana". No obstante, la capacidad de los funcionarios para perturbar la vida diaria del país es menor que la de los trabajadores del transporte.

Enseñanza

El sector de la enseñanza es el que más está siguiendo la huelga de funcionarios. El Gobierno cifra en un 39,98% el porcentaje de profesores de primaria y secundaria que están en huelga. Según el sindicato SNES, el porcentaje es mucho más elevado: lo cifran en una media del 58% en los colegios e institutos, con picos de hasta el 80% en la educación primaria. El FSU, el sindicato mayoritario, da una media del 65% de seguimiento en primaria y 58% en secundaria. El Ministerio de Educación desmiente "formalmente" estas cifras.

No obstante, la mayoría de los colegios permanecen abiertos, por lo que los padres pueden dejar a sus hijos en las aulas al cuidado de personal no funcionario (monitores, etc).

También los estudiantes universitarios siguen con sus protestas, bloqueando el acceso a los campus de toda Francia y han anunciado que se unirán a las manifestaciones de funcionarios.

Aeropuertos

En los aeropuertos parisinos de Orly y Charles de Gaulle se acumulaban retrasos de una media hora tanto en salida como en la llegada de algunos vuelos y al medio día se constataban algunas dificultades más que a primera hora de la mañana. En Orly, las compañías aéreas han cancelado un total de 80 vuelos domésticos, según han informado fuentes de la Dirección General de Aviación Civil.

Sanidad

Hay paros en las citas de rutina, en las visitas médicas, pero las urgencias en los hospitales siguen funcionando.

Otros sectores

A esta situación se añade que no hay periódicos de tirada nacional en París, debido a la jornada de paro del Sindicato del Libro (SGLCE), que controla la distribución a nivel nacional. Sólo la prensa regional, fuera del sistema, y Le Parisien, que tiene distribución propia, han salido a la calle.

En el caso de France Telecom, la huelga está siendo arropada por entre el 10 y el 15% de los asalariados, según dirección y centrales sindicales. En los servicios postales la movilización impulsada por siete federaciones sindicales del sector de las telecomunicaciones era menor y, según la dirección, el paro era secundado por algo menos del 16% de los asalariados.

Manifestaciones

Decenas de miles de personas, entre funcionarios, estudiantes y trabajadores de los transportes, han salido a las calles de Francia para protestar por las reformas económicas del Gobierno que han motivado la jornada de huelga. La más numerosa ha sido la de París, donde unas 20.000 personas han desafiado a la lluvia y al frío y se han manifestado entre la plaza de Italia y los Inválidos tras una pancarta en la que se leía: "Juntos por los salarios, el empleo y los servicios públicos". Unas 15.000 personas se han manifestado por la mañana en Lyon, entre 10.000 y 20.000 en Caen, con fuerte presencia de estudiantes que clamaban "Por una universidad pública, laica y gratuita, contra todas las discriminaciones"; unas 7.500 han desfilado en Grénoble, 15.000 en Nantes, entre 12.000 y 60.000 en Marsella y entre 14.500 y 25.000 en Burdeos.

Más información