Los sindicatos seguirán mañana la huelga de transportes en Francia

París está en caos, sin servicio de trenes de cercanías y servicios mínimos de autobuses y tranvías

Los sindicatos convocantes de la huelga de trenes en Francia y del transporte urbano en París contra la reforma de los regímenes especiales de pensiones han decidido seguir mañana el paro, pero aceptaron ponerse a negociar en presencia del Gobierno, lo que preludia que unos y otros preparan el fin del conflicto.

La Confederación General del Trabajo (CGT), verdadero motor de esta huelga iniciada entre anoche y hoy con carácter indefinido y que es una pesadilla para los usuarios, ha justificado continuar con la protesta "en tanto que no haya elementos nuevos", en palabras de su secretario general, Bernard Thibault.

Más información

Pero al mismo tiempo, Thibault ha abierto la puerta a una negociación a tres bandas, entre sindicatos, el Gobierno y las empresas, "para abordar el conjunto de los puntos" de la reforma sobre la que el ministro de Trabajo, Xavier Bertrand, debía presentar hoy mismo una propuesta para fijar el marco del proceso, por encargo del presidente Nicolas Sarkozy.

La CGT, como el resto de los sindicatos convocantes de la protesta, era consciente de que tenían en contra a la opinión pública, y había buscado una vía de salida aceptando negociar en cada empresa -lo que en la práctica significa aceptar el principio de la reforma- aunque con la condición de que el Gobierno esté presente.

El primer ministro, François Fillon, ha subrayado que el mecanismo trilateral que se va a poner en marcha es para "acabar con una huelga que no es útil, no dará resultados para nadie y perjudica a millones de franceses".

Fillon ha insistido en que los "tres pilares" de la reforma son "innegociables", empezando por el aumento del periodo de cotización que da derecho a una pensión completa en los regímenes especiales de los 37,5 años actualmente a 40 años, para equipararse con los funcionarios y los trabajadores del sector privado.

Los otros dos puntos inamovibles son que las pensiones delos regímenes especiales evolucionarán al ritmo de la inflación como en el sistema general, y no al ritmo de los salarios de los empleados, y que habrá penalizaciones para los que se jubilen antes de la edad prevista o sin haber completado el periodo de cotización.

"Todo lo demás es negociable" dentro de las empresas, aseguró el jefe del Ejecutivo.

Situación caótica

Los convocantes del paro han organizado hoy manifestaciones en las grandes ciudades de Francia. La más numerosa ha sido en París, con 25.000 personas según los sindicatos, 5.000 según la policía. Las huelgas han tenido menor seguimiento que las del 18 de octubre, pero han causado muchas perturbaciones en el tráfico de trenes, ya que sólo han circulado en torno al 20% de los de un día normal y los huelguistas han superado el 60% en la SNCF (casi el 75% en octubre).

En el transporte metropolitano de París, la situación ha sido también muy complicada, pero variable, con algunas líneas de metro que sólo funcionaban al 20%, mientras la automática (sin conductor) lo hacía normalmente. Un 15% de los autobuses en servicio y algunas líneas de trenes de cercanías han estado prácticamente paralizadas. Esta mañana en las afueras de la capital francesa se han acumulado hasta 300 kilómetros de retenciones en carreteras y autopistas.

Para mañana, la RATP y SNCF han advertido de de que la situación seguirá "muy perturbada" aunque con algunas "mejoras", y a modo de ejemplo, están programados 150 de los 700 trenes de alta velocidad habituales, frente a los 90 de hoy.

En la energía, el seguimiento de la huelga, según las direcciones de EDF y GDF, ha rondado el 30%, frente al 45% del 18 de octubre, lo que no ha impedido algunas acciones cortes de luz y una reducción de la producción eléctrica de hasta 8.000 megavatios en algunos momentos.

Lo más visto en...

Top 50