Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abandono de un histórico divide al FMLN salvadoreño

El ex guerrillero Capitán Cesario deja la formación y anuncia un nuevo "movimiento ciudadano"

Wilber Serrano, un ex jefe guerrillero salvadoreño de origen campesino y actualmente diputado suplente, cerró ayer una página "gloriosa y dolorosa a la vez" de su historia: renunció irrevocablemente a la organización política de izquierda Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), a la que se incorporó siendo muy joven y en la que ejerció como guerrillero durante 14 años.

Los motivos no están exentos de polémica: después de más de 15 años como activista político tras la firma de los acuerdos de paz, en 1992, Serrano, conocido en la guerra como Capitán Cesario, ahora anuncia que se declara "diputado independiente" porque en su agrupación izquierdista no existe la democracia, sino verticalismo y arbitrariedades.

"Desde muy joven me incorporé a las luchas populares; de todo ello el FMLN se ha olvidado, siendo su único interés la politiquería, las candidaturas y las cuotas de poder", apuntaba ayer el recio ex guerrillero. En declaraciones a EL PAÍS, aseguró que "muchos ex combatientes —unidades enteras— y lisiados, nuestros familiares, han sido abandonados y están en el total olvido. Por eso, ahora mi prioridad será, junto a varios líderes de la provincia de Cabañas [su región natal], el bienestar de toda esta gente abandonada. Vamos a crear un movimiento ciudadano que se preocupe por esta gente y no por la politiquería".

Serrano fue elegido en marzo de 2006 diputado suplente por el FMLN, cuando también era el coordinador político de toda la provincia central. "Pero no le dejan hacer nada a uno; apartan a todo aquel que expresa opiniones distintas a las de la máxima dirección. Por otra parte, nosotros luchamos contra las dictaduras militares y no estoy de acuerdo con que un militar como [el presidente de Venezuela] Hugo Chávez sea a quien debamos seguir. No estoy de acuerdo", apuntó.

Por su parte, el diputado y portavoz del FMLN Sigfrido Reyes señaló tajante: "La renuncia del señor Serrano no es novedad, ya que él estaba separado del partido por comportamientos inadecuados", aunque no precisó cuáles. Sin embargo, añadió su personal análisis de la retirada: "La derecha política va a tratar de usar a todas las personas desafectas al FMLN en un afán de desprestigiarlo. Incluso las encuestas de la misma derecha dan cuenta de nuestro crecimiento, lo cual quieren frenar a toda costa para que no ganemos las elecciones en marzo de 2009 y no haya cambio en El Salvador".

El FMLN proclamó oficialmente el pasado domingo su fórmula presidencial, integrada por el periodista Mauricio Funes y el ex jefe guerrillero y diputado Salvador Sánchez Cerén, en un acto que llenó casi como nunca el monumental Estadio Cuscatlán de San Salvador, con capacidad para más de 45.000 personas en sus gradas. Miles de simpatizantes del FMLN no pudieron entrar y tuvieron que conformarse con escuchar los discursos desde una loma cercana. Otras 90.000 personas —en varias provincias y en el extranjero— estuvieron observando el acontecimiento en tiempo real a través de la página web del FMLN, según sus líderes.

La reacción de la derecha política ha sido intensa. El propio presidente salvadoreño y máximo líder de la gobernante Alianza Republicana Nacionalista (Arena), Elías Antonio Saca, advirtió que el FMLN "pretende llevarnos al comunismo, esto demuestra que no han cambiado. Quiero decirle a los salvadoreños que un triunfo del FMLN en este país es acercamiento a Cuba (...) y alejarse de nuestros tradicionales amigos, que son los Estados Unidos de América. Estados Unidos ha sido un aliado por años, nos ayuda a nuestra gente. Y la relación con Estados Unidos se vería prácticamente arruinada con un Gobierno anti Estados Unidos, como es el que va encabezar el FMLN en el caso de que llegase a ganar".