Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bhutto mantiene la "gran marcha" contra Musharraf tras salir de su arresto

La ex primera ministra abandona su residencia para reunirse con grupos opositores y diplomáticos

Tras serle levantado el arresto domiciliario a la que le sometió durante algunas horas el régimen del general Pervez Musharraf, la ex primera ministra de Pakistán, Benazir Bhutto, ha anunciado que llevará a cabo la marcha pro-democrática entre Lahore e Islamabad que había propuesto hace días y que condicionaba a que el presidente abandonara la jefatura del Ejército. Musharraf ya anunció que lo hará, pero la ex presidenta ha renovado su desafío tras el arresto.

Tras las presiones de EE UU, que considera aliado "indispensable" a Musharraf en su guerra contra el terrorismo, el general levantó el arresto de la ex primera ministra, con quien en octubre pactó un reparto de poder para dar un baño de legitimidad a su reelección como presidente, que la oposición considera inconstitucional.

Un portavoz de la ex primera ministra ha dicho hoy que mantiene la convocatoria de una "larga marcha" contra el presidente desde Lahore hasta la capital, Islamabad, para el próximo día 13. Bhutto ha salido hoy de su residencia, que sigue rodeada de policías e incluso de barreras de alambre de espino. Ha acudido a una manifestación de periodistas y ha pedido "libertad" para Pakistán y sus medios de comunicación. "Estamos luchando por un Pakistán libre", ha clamado, altavoz en mano, solidarizándose con la prensa por la censura a la que parte de ella se está viendo sometida desde el decreto de estado de excepción. Además, ha llamado a todos a acudir a su marcha.

Tras la manifestación, Bhutto tiene previsto reunirse con grupos de la sociedad civil y diplomáticos extranjeros. "Agradezco a la comunidad internacional por permanecer junto al pueblo de Pakistán y por apoyar sus aspiraciones democráticas", ha dicho a los periodistas. También ha dicho que mañana iría a Lahore, desde donde encabezará la marcha contra Musharraf. Ayer reiteró que desconvocará la marcha si el presidente "restaura la constitución, se quita el uniforme, deja la jefatura del ejército y convoca elecciones para el 15 de enero".

Bhutto, la única líder política paquistaní capaz de aglutinar a las masas, presidenta del Partido Popular, exige a Musharraf que abandone la jefatura del ejército para convertirse en un presidente civil, algo que ya ha anunciado el presidente siempre que el Supremo reconozca su segundo mandato; que convoque elecciones para el mes de enero, como estaba previsto ?Musharraf las ha retrasado un mes- y que levante el estado de excepción decretado hace una semana. Hoy, el fiscal general, Malik Abdul Qayyum, ha dicho que el estado de emergencia se levantará "en un mes o dos, dependerá de la situación del orden público". Bajo el estado de emergencia cientos de opositores a Musharraf han sido detenidos.

La ex primera ministra, que regresó a Pakistán hace unos día del exilio, ha mantenido conversaciones con Musharraf para repartirse el poder. El presidente lo seguiría siendo y ella sería de nuevo primera ministra, para encabezar un proceso democrático en el país sin desalojar a Musharraf, aliado clave de EE UU.