Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Georgia adelanta las elecciones

Mijaíl Saakashvili quiere "renovar el mandato de confianza del pueblo"

Tropas georgianas en Tbilisi
Tropas georgianas en Tbilisi AFP

El presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, ha anunciado hoy el adelanto de las elecciones presidenciales al 5 de enero de 2008 en una intervención por la televisión pública.

Saakashvili, quien ayer decretó el estado de excepción en todo el país tras las protestas masivas de la oposición, ha explicado su decisión por el deseo de "renovar el mandato de confianza del pueblo".

El adelantamiento de las elecciones presidenciales y parlamentarias, que inicialmente estaban previstas para finales del próximo año, era una de las principales demandas de la oposición.

El mandatario también ha anunciado en su discurso que el estado de excepción que decretó ayer en todo el país será levantado en "los próximos días". Ha sido "una respuesta forzoza pero la única adecuada a los intentos de destruir el orden constitucional", ha agregado.

Detener la violencia

Rusia ha hecho un llamamiento esta mañana a la comunidad internacional para que el régimen de Georgia deje de emplear la violencia contra los manifestantes y respete los derechos humanos.

"Estamos convencidos de que la comunidad mundial, los principales organismos de derechos humanos, las Naciones Unidas, el Consejo de Europa y la OSCE deberían urgir al Gobierno Tbilisi a detener la violencia y respetar completamente los derechos humanos y resolver sus cuestiones políticas constitucionalmente, sin el uso de la fuerza", ha dicho un portavoz del ministerio ruso de Exteriores en televisión.

Georgia terminó ayer por la fuerza con la protesta que los opositores al presidente Saakashvili mantenían frente al Parlamento desde el viernes. La policía empleó porras, bombas lacrimógenas y cañones de agua para disolver a cientos de manifestantes que pedían la dimisión del jefe de Estado.

Saakashvili, en un mensaje dirigido a la nación, acusó ayer a Rusia de tratar de desestabilizar el país. Poco después decretó el estado de excepción en la capital, Tbilisi, debido a los "desórdenes" protagonizados por la oposición y al intento de "golpe de Estado".