Bhutto liderará una "larga marcha" si Musharraf no abandona el ejército y el estado de excepción

La protesta, prevista para el próximo 13 de noviembre, puede reunir a miles de opositores al régimen militar

Islamabad / Nueva York - 07 nov 2007 - 12:22 UTC

La antigua primer ministro y principal líder de la oposición paquistaní, Benazir Bhutto, ha asegurado que se pondrá a la cabeza de una "larga marcha" desde la ciudad de Lahore el próximo 13 de noviembre, mientras el presidente no restaure el régimen constitucional previo al estado de excepción y no deje el ejército.

"Apelo a todo el mundo en Pakistán para protestar de una forma pacifica contra el estado de excepción", ha dicho Bhutto. "Demandamos que la Constitución debe ser inmediatamente restaurada y Musharraf debe renunciar como jefe del ejército y convocar elecciones", ha añadido.

La principal líder de la oposición paquistaní se ha reunido hoy con otras figuras contrarias al régimen del general Pervez Musharraf con el objetivo de comenzar una ronda de conversaciones en las que tratar una protesta organizada. Bhutto y el resto de representantes políticos quieren trazar un plan de manifestaciones con el que conseguir dar la vuelta a la situación que vive el país, donde se ha producido una cadena de detenciones en la que más de dos mil personas, entre abogados y activistas, han sido arrestadas desde el pasado sábado.

La idea de Bhutto es movilizar a la población civil contra el régimen de Musharraf. Sin embargo, no ha conseguido que al encuentro acudan algunos de los líderes más importantes de la oposición, como el antiguo primer ministro, Nawaz Sharif. En la reunión, ha pedido a los miembros del Partido Popular de Pakistán (PPP) que lleven a cabo un boicot parlamentario contra Musharraf. Desde su llegada a Islamabad procedente de Karachi, Bhutto ha reclamado al presidente paquistaní que anuncie la fecha de las elecciones y levante las restricciones sobre los medios de comunicación.

Por su parte, el depuesto presidente de Justicia de Pakistán, Iftikhar Muhammed Chaudhry, que se ha erigido como símbolo de la oposición, también ha llamado a los abogados a continuar la lucha por el restablecimiento de la Constitución, que en sus palabras "ha sido hecha trizas". Chaudhry permanece bajo arresto domiciliario tras el asalto de la policía al Tribuna Supremo.

Estado de excepción

El presidente de la gubernamental Liga Musulmana de Pakistán (PML), Chaudhry Shujaat Hussain, ha dicho hoy que el estado de excepción en vigor desde hace cuatro días durará menos de tres semanas, informa hoy el diario paquistaní Dawn.

"Estoy seguro de que terminará en dos o tres semanas porque el presidente, Pervez Musharraf, es consciente de las consecuencias de un estado de excepción largo", ha declarado Hussain al rotativo.

"Nadie está a favor del estado de excepción. El jefe del Ejército (el propio Musharraf) realizó la declaración reacio", ha añadido el presidente de la formación, quien negó que se trate de una "ley marcial virtual".

Sobre las próximas legislativas, previstas en principio para el mes de enero del 2008, Hussain ha asegurado que un posible retraso de los comicios no beneficia a su partido.

Tensión en la ONU

El embajador de Pakistán ante Naciones Unidas, Munir Akram, se quejó ayer de que el Secretario General de esa organización, Ban Ki-moon, estaba interfiriendo en asuntos internos de Pakistán al decir que el país debería regresar a la democracia.

Ban Ki-moon expresó a Akram su "profunda preocupación por lo que ha ocurrido en Pakistán". El secretario general de Naciones Unidas insistió que Pakistán "debería regresar a los procedimientos democráticos tan pronto como sea posible".

Akram dijo al respecto de la declaración de estado de excepción por parte de su gobierno, que "pensamos que es un asunto interno", en el que Naciones Unidas no tiene por qué intervenir.

Lo más visto en...

Top 50