Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sarkozy impulsa las inversiones francesas en Marruecos

El presidente francés firma acuerdos civiles y militares por valor de 3.000 millones de euros

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha continuado este martes con su visita de Estado a Marruecos, centrada en el impulso de las inversiones en el reino alauí. Acompañado en el viaje por varias decenas de empresarios franceses, Sarkozy ha comentado que Francia firmó ayer varios contratos civiles y comerciales, que alcanzan un valor de 3.000 millones de euros.

"Es una magnífica visita de Estado. Los intereses de Francia están bien defendidos aquí. Hemos firmado contratos por 3.000 millones de euros con su Majestad [Mohamed VI]", ha explicado Sarkozy a los periodistas.

El proyecto más relevante es el de la construcción de la línea ferroviaria de alta velocidad entre Tánger y Casablanca, que posteriormente se ampliará a Marraquech, estimado en 2.000 millones de euros, la mitad de los cuales revertirá en tres empresas francesas: Alstom, SCNF y Red ferroviaria de Francia. Alstom ha firmado otros dos contratos por valor de 274 millones de euros, por los que a partir de 2010 entregará 20 locomotoras y equipará una central eléctrica de ciclo combinado en el noreste de Marruecos.

Además, Francia venderá al Estado marroquí una fragata polivalente de la clase FREMM, cuyo coste se aproxima a los 500 millones de euros, y procederá a la modernización de 25 helicópteros Puma y de 140 vehículos blindados del Ejército marroquí. Sin embargo, Marruecos ha rechazado la compra de caza-bombarderos Rafale, ya que prefiere los F16 estadounidenses.

Otro de los contratos firmados consiste en un protocolo de acuerdo entre el grupo nuclear francés Areva y la compañía de fosfatos de Marruecos OCP para la extracción de uranio, que debe servir como combustible nuclear a partir de ácido fosfórico. Areva y OCP han anunciado que tienen intención de lanzar un estudio para la construcción de una instalación industrial de producción de uranio a partir de ácido fosfórico, un recurso abundante en Marruecos. Según el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), Marruecos tiene unos recursos de uranio a partir de ese mineral que rondan los seis millones de toneladas, lo que duplica los recursos mundiales de uranio conocidos hasta ahora.

Elogios al régimen

El presidente francés ha aprovechado su intervención ante los parlamentarios marroquíes en Rabat para elogiar el "vigor democrático" y el "pluralismo" del régimen alauí. En este sentido, Sarkozy ha señalado que las leecciones legislativas del pasado 7 de septiembre en las que consiguieron sus escaños (unos comicios con una abstención récord de al menos el 63 por ciento y de los que diversas organizaciones de observadores han criticado su limpieza), se desarrollaron con "total transparencia".

El mandatario francés también ha ofrecido a Marruecos "organizar" y "negociar" la inmigración, para lo cual propuso celebrar bajo presidencia francesa de la Unión Europea en 2008 una nueva conferencia euroafricana para abordar la cuestión de los flujos migratorios.

En cuanto al futuro del Sahara Occidental, el presidente francés ha asegurado en su discurso que "Francia estará a vuestro lado", en relación con la negociación con el Frente Polisario bajo el paraguas de la ONU. Así, Sarkozy ha declarado que el plan de autonomía que Marruecos presentó para solucionar el conflicto es "serio y creíble" y que es una "base de negociación para la búsqueda de un acuerdo razonable".

Una cumbre para concretar la Unión Mediterránea

Después de su discurso en Rabat, el presidente francés se ha desplazado a Tánger, donde esta tarde ha expuesto su propyecto de Unión Mediterránea en otro discurso, pronunciado en este caso en el Palacio Real de Tánger. En este sentido, Sarkozy ha propuesto celebrar en junio de 2008 en Francia una cumbre para poner las bases de una "unión política, económica y cultural".

"La Unión Mediterránea no se enfrenta al proceso euromediterráneo", ha subrayado el presidente francés, quien también ha matizado que "no será un proyecto de Francia, sino de todos, elaborado por todos".

Así, ha abogado por que la Comisión Europea "participe en todos los trabajos de manera que las relaciones entre las dos uniones sean de asociación y de complementariedad" y ha invitado a "todos los Estados que no son ribereños del Mediterráneo pero que están afectados por lo que le sucede a

participar como observadores en esa primera cumbre".

Más información