Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El parlamento turco autoriza a Erdogan el envío de tropas al norte de Irak

Bush presiona a Turquía para evitar el despliegue militar en el Kurdistán.- El presidente sirio muestra su apoyo a Ankara ante un eventual ataque en la zona

El Parlamento de Turquía ha autorizado esta tarde al Gobierno a lanzar una incursión militar contra la bases de los guerrilleros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el norte de Irak. El permiso contempla mandar tropas cuantas veces se considere necesario, para eliminar los santuarios del ilegal PKK en la zona controlada por el Gobierno regional kurdo de Irak. El presidente de EE UU, George W. Bush, ha presionado a Turquía para que no llevara a cabo ninguna incursión militar.

Bush cree que una operación del Ejército turco en Irak va en contra de Turquía y ha asegurado que Washington ha advertido a Ankara de que "no les interesa enviar tropas a Irak", porque no es "la mejor forma de solucionar el problema". Bush también ha indicado que había hablado sobre el problema con Turquía con el embajador estadounidense en Irak, Ryan Crocker, y con el jefe de las tropas estadounidenses en Irak, David Petraeus. "Hay mucho diálogo al respecto y eso es positivo", ha subrayado Bush.

Bush ha aprovechado para instar al Congreso estadounidense para que no apruebe una resolución en la que se califica de "genocidio" las matanzas de 1915 en Armenia, una declaración que podría estar en peligro, ya que varios demócratas han retirado su apoyo a la medida.

Apoyo mayoritario

De los 550 diputados del Parlamento turco, han votado 526, de los cuales 507 lo han hecho a favor y sólo 19 en contra. Los portavoces de los grupos opositores Partido Republicano del Pueblo (CHP) y Partido de Acción Nacionalista (MHP) han criticado al Gobierno por no haber solicitado antes este permiso y le han pedido que "no dude" en usar la autorización militar.

Tanto el CHP como el MHP han lamentado que la autorización incluya sólo como objetivo las operaciones militares al PKK y no contemple acciones contra la administración kurdo-iraquí que, según ambos grupos, da protección a los rebeldes kurdos. Erdogan advirtió ayer de que el objetivo de las acciones militares sería "sólo" el PKK y añadió que "el pueblo iraquí es nuestro vecino y la posible operación no va contra objetivos civiles".

Siria respalda la incursión

El presidente sirio, Bashar Assad, ha declarado que Turquía tiene "legítimo derecho" a lanzar una ofensiva transfronteriza, mientras que el Gobierno iraquí ha mostrado su determinación para terminar con la guerrilla.

Las declaraciones del presidente sirio a la prensa suponen el mayor respaldo a una posible acción de Ankara en territorio iraquí en respuesta a la muerte de 15 soldados turcos de manos del PKK. Assad ha declarado que su país vecino tiene "legítimno derecho" a lanzar una ofensiva transfronteriza en el norte de Irak para combatir posiciones del guerrilla.

"Entendemos que esta operación tendría como objetivo a un grupo determinado que está atacando a los soldados turcos", afirmó Assad a los periodistas. "Apoyamos las decisiones que tome Turquía respecto a este asunto, estamos con ellos", ha asegurado. "Lo consideramos un legítimo derecho de Turquía", ha añadido.

El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jaap de Hoop Scheffer, ha pedido a Turquía que haga prueba de "contención". "La OTAN considera el PKK como una organización terrorista", ha apuntado.

El Gobierno Autónomo del Kurdistán iraquí ha expresado su preocupación y su malestar por la aprobación por parte del Parlamento turco de una ofensiva militar en el norte de Irak.

Irak, dispuesto a terminar con el PKK

Los contactos entre los gobiernos iraquíes y turcos no han cesado en los últimos días. El primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan, y su homólogo iraquí, Nouri al Maliki, han mantenido una conversación telefónica, en la que el jefe del Gobierno iraquí se ha mostrado "absolutamente determinado a poner fin a las actividades y a la existencia del PKK en el territorio iraquí.

En la misma línea, el vicepresidente iraquí, Tariq Al Hashimi, se ha mostrado de que Ankara cooperará con Bagdad para manejar el problema de la presencia del ilegalizado PKK en el norte de Irak.