Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Félix se convierte en un huracán de máxima intensidad a su paso por el Caribe

Venezuela, la península colombiana de La Guajira, Nicaragua y Honduras podrían verse afectados

El ciclón Félix ha ganado intensidad hasta llegar a la categoría cinco, la máxima en la escala Saffir-Simpson. En su último parte, el Centro Nacional de Huracanes informó de que el huracán está provocando vientos de hasta 270 kilómetros por hora. En 24 horas ha pasado de tormenta a un huracán de máxima intensidad, al igual que ocurrió con Dean.

Al entrar en contacto con las cálidas aguas del Caribe, Félix se ha fortalecido y ha llegado a la máxima categoría de 5, con lo que sería el segundo de esta temporada después de Dean que llega a la máxima categoría de intensidad en la escala Saffir-Simpson.

La advertencia de tormenta tropical sigue en efecto para Jamaica y las islas Caimán y se ha anulado para las Antillas Holandesas al pasar ya Félix por las islas de Aruba, Bonaire y Curacao.

A las 02.00 hora peninsular, el huracán se movía en dirección oeste-noroeste a 30 kilómetros por hora y se encontraba a 625 kilómetros al sur de Kingston.

La isla de Granada ha sido la más afectada al producirse fuertes lluvias y el CNH pronostica que Félix provocará intensas lluvias en el norte de Venezuela y en la península colombiana de La Guajira.

El huracán sigue una trayectoria oeste-noroeste en dirección al norte de Nicaragua y Honduras y en línea de impactar Belize el martes o miércoles próximos.

En esta temporada, que comenzó el 1 de junio y acaba el 30 de noviembre, se han formado cinco tormentas tropicales, Andrea, Barry, Chantal, Dean y Erin, de las cuales Dean derivó en el primer huracán de la temporada en la cuenca atlántica y alcanzó la categoría 5 cuando impactó en la península mexicana de Yucatán.

La temporada de huracanes en la cuenca atlántica tendrá una actividad ciclónica superior a lo normal, según William Gray, profesor de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Colorado (EE.UU.), aunque no será "hiperactiva" como la registrada en 1995, 2004 y 2005.

Los meteorólogos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos, con sede en Washington, prevén la formación de entre siete y nueve huracanes, de los cuales de tres a cinco podrían derivar en ciclones de gran intensidad.