Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia reanuda los vuelos estratégicos a larga distancia de sus bombarderos

Este tipo de operación militar no se realizaba desde el final de la Guerra Fría en 1991

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha anunciado que los bombarderos rusos de larga distancia, con capacidad nuclear, volverán a patrullar de forma regular a partir de hoy, un tipo de operación militar que no tenía lugar desde la desintegración de la Unión Soviética en 1991. Desde Estados Unidos, el portavoz del departamento de Estado, Sean McCormack, se ha limitado a comentar que la decisión "es interesante".

"Los aviones ya estarán en el aire hoy a medianoche" hora de Moscú (22.00 hora peninsular), ha declarado Putin durante los ejercicios militares que se desarrollan en Cherbakul, junto a tropas de China y otros países centroasiáticos miembros de la Organización de Cooperación de Shangai.

El presidente ruso ha argumentado que la cancelación de estos vuelos durante 16 años ha afectado a la seguridad de Rusia, mientras que otros países han continuado con estas misiones.

"Rusia puso fin de forma unilateral a los vuelos de su aviación estratégica. Desafortunadamente, no todo el mundo siguió nuestro ejemplo", ha comentado Putin, en una crítica velada a Estados Unidos.

Los vuelos de los bombarderos estratégicos de larga distancia, capaces de transportar misiles nucleares y de cubrir distancias superiores a los 10.000 kilómetros, fueron suspendidos en 1992, tras la caída de la URSS, por falta de presupuesto en el ejército.

"Las patrullas tendrán lugar en zonas de intensa actividad marítima y económica de Rusia", ha precisado el presidente ruso.

Como prueba, 14 bombarderos han participado en las maniobras, volando por encima de los océanos Atlántico, Pacífico y Ártico, en misiones que a partir de hoy, "serán regulares", según Putin, que apeló a la comprensión de los socios de Rusia.

En Estados Unidos, el anuncio ha sido recibido con cierto desdén y el portavoz del departamento de Estado, Sean McCormack, se ha limitado a comentar que la decisión "es interesante", aunque también recalcó que los aviones rusos son "viejos".

A principios de este mes, los radares estadounidenses de la base de la isla de Guam, en el océano Pacífico, detectaron a dos Tu-95 rusos. Esta semana, las autoridades estadounidenses indicaron que los bombarderos rusos estaban incrementando sus misiones, acercándose cada vez más a las costas de Estados Unidos.