Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos en Italia tres marroquíes relacionados con una célula implicada en el 11-M

Los arrestados son sospechosos de preparar entrenamientos para cometer actos terroristas.- La policía busca a un cuarto supuesto integrante de la banda

Los tres marroquíes detenidos hoy en Perugia (Italia), uno de ellos el imán de la mezquita de Ponte Felcino, acusados de supuesta pertenencia a un grupo cercano a Al Qaeda, estuvieron relacionados con grupos sospechosos de colaborar en los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, según ha explicado el director de la Oficina Central de Investigaciones Generales y Operaciones Especiales, Carlo De Stefano.

Las investigaciones han descubierto que un extranjero que visitaba la mezquita abandonó Perugia con destino presumiblemente a Irak y que mantuvo contactos con "numerosos extranjeros residentes en otros países europeos y en Siria".

Las fuerzas de seguridad han comprobado relaciones de ese extranjero, cuyo nombre no ha sido facilitado, con dos marroquíes residentes en Bélgica y arrestados hace dos años "en cuanto miembros de una célula del Grupo Islámico Combatiente Marroquí, sospechoso de haber prestado ayuda a los que atentaron en Madrid".

El jefe policial ha añadido que la salida de ese extranjero de la ciudad italiana está posiblemente relacionada "con la actividad de una célula ubicada en la mezquita de Perugia, donde evidentemente se realizaba el reclutamiento" de activistas.

"Las investigaciones realizadas han evidenciado que la mezquita de Ponte Felcino era una verdadera escuela de terrorismo, enmarcada en un sistema de terrorismo practicado por pequeñas células que actúan de manera autónoma", precisó.

Los detenidos son el imán de la mezquita, Korchi El Mustafá, de 41 años, con permiso de residencia en Italia, y sus compatriotas Mohamed El Jari, de 47 y Driss Safika, de 46, residentes ilegales. La policía busca a otro marroquí, que ya tiene localizado pero que escapó al extranjero. Los agentes no han querido revelar el país donde se encuentra, puesto que la operación aún continúa abierta.

Los detenidos han sido acusados de supuesto proselitismo y adiestramiento de personas, entre ellas niños, con finalidad terrorista en materia de armas, explosivos y sustancias tóxicas.