Rusia abandona el pacto europeo que limita el número de armas convencionales

La

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha firmado un decreto por el que suspende el cumplimiento por parte de Rusia en el Tratado de Fuerzas Convencionales en Europa (CFE, en sus siglas en inglés), que impone límites al número de armas pesadas desplegadas entre el océano Atlántico y los montes Urales. El Kremlin ha informado en una nota de la decisión y la justifica por las "extraordinarias circunstancias que afectan a la seguridad de la Federación Rusa y exigen la adopción de unas medidas inaplazables".

Más información
Un elemento clave para la seguridad
Moscú acusa a EE UU de tratar de levantar otro "muro de Berlín"

La decisión rusa de abandonar el FACE se produce en el marco del enfrentamiento entre Moscú y Washington por los planes estadounidenses de desplegar elementos de su escudo antimisiles en Europa Oriental, lo que Rusia considera una "amenaza directa" para su seguridad.

El CFE, firmado en noviembre de 1990, un año antes de la desintegración de la URSS, entre los miembros de la OTAN y los del Pacto de Varsovia, es uno de los más importantes tratados de desarme tras la Guerra Fría. El CFE limita las fuerzas armadas y armamento convencional -blindados, artillería pesada y aviación de combate- que se pueden desplegar en Europa y prevé medidas de confianza como el anuncio previo de las grandes maniobras o las inspecciones recíprocas de armamento.

Rusia había amenazado con retirarse del pacto con anterioridad, acusando a los países de Europa occidental de no ratificar la versión reformada del pacto firmada en 1999, reforma realizada para recoger en el tratado los cambios geopolíticos producidos tras el final de la Guerra Fría. En el mes de abril, en el mensaje del Estado de la Nación, Putin ya había adelantado la posibilidad de una moratoria en el cumplimiento del pacto por parte de su país, acusando a los países de la OTAN de no cumplirlo. Propuso entonces convocar una conferencia extraordinaria de los estados firmantes. En respuesta, la secretaria de Estados norteamericana, Condoleezza Rice exhortó a Moscú a que no abandonara el CFE, "uno de los más importantes acuerdos del siglo XX".

Decepcionante

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La OTAN ha calificado de "decepcionante" la decisión rusa, que considera "un paso atrás porque para los miembros de la OTAN este tratado es un pilar importante de la seguridad y la estabilidad en Europa", ha declarado un portavoz de la Alianza, James Appathurai.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS