La policía busca en las grabaciones de seguridad a los conductores de los coches bomba de Londres

El gabinete de crisis del Gobierno de Brown se reúne de nuevo esta mañana para analizar la situación de seguridad

Tras el hallazgo ayer de dos coches cargados de explosivos en pleno centro de Londres, la policía británica se centra hoy en la búsqueda de los conductores que dejaron aparcados los vehículos. Los agentes están analizando las huellas dentro de los coches y visionando las grabaciones de las cámaras de seguridad de la calle para poder identificar a los terroristas. El gabinete de crisis del nuevo primer ministro, Gordon Brown, se reunirá de nuevo hoy para analizar la situación. Además, hoy publica el Times que el Gobierno alertó hace dos semanas a los pubs y discotecas del país de que podían ser objetivo de ataques terroristas.

Más información
Dos coches bomba en pleno centro de Londres desafían el estreno de Brown

Expertos de Scotland Yard se han pasado toda la noche examinando las posibles huellas dejadas en los vehículos y analizando las grabaciones de las cámaras de circuito de televisión que proliferan en el West End, barrio teatral y turístico de Londres, para tratar de identificar a las personas que colocaron los dos coches cargados con material explosivo. Los dos automóviles, ambos Mercedes, tenían artefactos compuestos por clavos, bombonas de gas y recipientes llenos de gasolina, que, de haber explotado, habrían provocado un auténtico infierno en un lugar siempre muy frecuentado hasta altas horas de la noche, ya que hay muchos teatros y es una zona muy turística.

Pese a que la policía aseguró ayer que no tenía ningún indicio de la inminencia de un ataque de ese tipo, el diario The Times publica hoy que la policía había alertado hace dos semanas a los negocios londinenses de la posibilidad de atentados con "vehículos cargados con artefactos explosivos artesanales". Según el diario, la nota había llegado hace días a la discoteca Tiger Tiger, donde estaba colocado el coche encontrado en primer lugar.

Los frustrados atentados pueden ser una señal enviada al nuevo primer ministro británico, Gordon Brown, que sucedió a Tony Blair el pasado miércoles al frente del Gobierno y hereda la situación en Irak. Otros vinculan los atentados con la reciente concesión por la reina de Inglaterra de un título honorífico al autor angloindio Salman Rushdie, considerado blasfemo por los musulmanes.

En cualquier caso, la nueva ministra de Interior, Jacqui Smith, reunirá esta mañana de nuevo al Cobra, el gabinete de crisis que aúna a varios ministerios y a los responsables de los servicios de inteligencia interior (MI5) y exterior (MI6) y de Scotland Yard.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS