Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia prueba un misil intercontinental diseñado para eludir el escudo de EE UU

El RS-24 debe sustituir en el arsenal de Moscú al RS-20, uno de los cohetes más potentes del mundo

Rusia ha probado hoy por primera vez un proyectil de alcance intercontinental que, según sus planes, puede burlar el escudo antimisiles que tanto se está afanando Estados Unidos por levantar en territorio europeo. Moscú, que ha hecho pública su indignación por los planes de Washington, planea sustituir con esta arma a los que ahora son uno de los cohetes balísticos más potentes del mundo.

"El lanzamiento del nuevo misil RS-24 con ojivas múltiples se efectuó a las 14.20, hora de Moscú (12.20, hora peninsular española), desde una plataforma móvil emplazada en el cosmódromo de Plesetks", ha informado un portavoz del Ministerio de Defensa ruso. Esta fuente ha añadido que el RS-24 sustituirá en el arsenal de Moscú a los RS-18 Stilleto y los RS-20 Satán.

Este misil puede ir armado con hasta 10 cabezas explosivas diferentes, incluidas las de potencia nuclear, y ha sido diseñado para eludir sistemas de defensa como el diseñado por Estados Unidos. En esta ocasión, impactó sin carga y como estaba previsto en un polígono de Kurá, en la península de Kamchatka, a más de 8.000 kilómetros de distancia.

La semana pasada, el presidente ruso, Vladímir Putin, advirtió a Washington que el escudo que pretende levantar en la República Checa y Polonia puede inaugurar una nueva "carrera armamentística". Los contactos diplomáticos entre Moscú y la Casa Blanca no han aliviado ni un ápice la crisis diplomática, según contaba el mandatario ruso durante una visita oficial a Austria.

En su opinión, levantar ese escudo,q ue ha calificado de "muy perjudicial", no tiene justificación alguna, toda vez que los misiles que podría lanzar Irán (uno de los países clasificados por Estados Unidos como miembros del "eje del mal") no tienen alcance suficiente.

Estados Unidos se retiró en 2002 del tratado ABM para la limitación de los sistemas antibalísticos que firmó con Moscú en 1972. Ahora, Rusia ha declarado una moratoria del tratado de Fuerzas Armadas Convencionales en Europa, al considerar el escudo de la Casa Blanca una "amenaza directa". El portavoz militar ruso ha declarado en cualquier caso que la prueba de hoy se ajusta a los acuerdos de desarme firmados con Washington.