Castro habla por primera vez de su enfermedad y asegura que ha "ido mejorando"

El líder cubano, de 80 años, dice en un nuevo artículo que "ningún peligro es mayor que los relacionados con la edad"

El líder cubano, Fidel Castro, ha roto el silencio sobre su enfermedad y asegura, en un nuevo artículo -el tercero esta semana- divulgado en La Habana, que ha "ido mejorando" tras someterse a "varias" operaciones. "No fue una sola operación sino varias. Inicialmente no hubo éxito, y esto incidió en la prolongada recuperación", indica el texto, difundido por las autoridades cubanas. "Les digo a todos simplemente que he ido mejorando y mantengo un peso estable, alrededor de los 80 kilogramos", añade Castro.

Más información
Las tres operaciones de Fidel Castro
Fidel Castro habla por primera vez de su estado de salud

"Dependí durante muchos meses de venas tomadas y catéteres por los cuales recibía una parte importante de los alimentos, y no deseaba desagradables desengaños para nuestro pueblo", explica el líder cubano, que justifica así el silencio mantenido sobre su estado de salud durante los últimos meses.

"Hoy recibo por vía oral todo lo que requiere mi recuperación. Ningún peligro es mayor que los relacionados con la edad y una salud de la cual abusé en los tiempos azarosos que me correspondió vivir", explica Castro, que el próximo agosto cumplirá 81 años.

"Hago lo que debo hacer"

"Hago por ahora lo que debo hacer, especialmente reflexionar y escribir sobre cuestiones a mi juicio de cierta importancia y trascendencia. Tengo mucho material pendiente", prosigue. "Para filmes y fotos que requieren recortarme constantemente el cabello, la barba, el bigote, y acicalarme todos los días, no tengo ahora tiempo. Tales presentaciones, además, multiplican las solicitudes de entrevistas".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Castro indica que intenta que sus "reflexiones", como denomina a la serie de artículos que comenzó a divulgar en marzo, "sean más breves para no robar espacio a la prensa escrita ni a los noticieros de la televisión". "Todo el resto del tiempo lo empleo en leer, recibir información, conversar telefónicamente con numerosos compañeros y realizar los ejercicios de rehabilitación pertinentes", señala.

"No puedo decir y criticar todo lo que conozco, porque de ese modo serían imposibles las relaciones humanas e internacionales, de las cuales nuestro país no puede prescindir. Pero seré fiel a la divisa de no escribir nunca una mentira", concluye el texto.

Castro apareció en un acto público por última vez el 26 de julio del pasado año. Apenas unos días después, el 31 de julio, el jefe de larevolución delegaba provisionalmente el poder en su hermano menor, Raúl, tras someterse a una delicada intervención por una hemorragia intestinal.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS